OPINI√ďN / M√ĀXIMO GARC√ćA RUIZ

En torno a la identidad cristiana

( 1 Voto )
a / A
Larger Font Smaller Font

20190131 7 

(M√°ximo Garc√≠a Ruiz,¬†31/01/2019)¬†El tema de la identidad evang√©lica ha sido planteado y debatido el pasado fin de semana por un variado elenco de representantes del mundo evang√©lico espa√Īol. Sin haber tenido acceso a las ponencias presentadas y antes de conocer las conclusiones adoptadas, que espero sean sustanciosas y provechosas, pretendo plasmar mis propias reflexiones sobre el alcance de la identidad cristiana.

Los jud√≠os que escuchaban a Juan el Bautista, sorprendidos por lo que dec√≠a y por la vida que llevaba, le preguntaron: ‚Äú¬ŅQui√©n eres t√ļ?‚ÄĚ, una pregunta incisiva que se interesa directamente por la identidad del Precursor. Si hacemos nuestra la pregunta, nos sit√ļa ante el espejo que indaga por el alcance de nuestra propia identidad cristiana.

Se necesitan cristianos con identidad cristiana, por encima de otras identidades denominacionales que hablen un lenguaje inteligible para una sociedad altamente secularizada

Es notorio que la sociedad moderna vive una profunda crisis de identidad. Crisis de identidad como ciudadanos, crisis de identidad en el terreno político, crisis de identidad en el terreno religioso, crisis de identidad en el ámbito de la familia y crisis de identidad en la esfera personal. Todas estas crisis se interrelacionan entre sí y definirlas requeriría dedicarles un amplio espacio y atención. Nos limitaremos en esta ocasión a hacer algunas reflexiones en lo que afecta a la crisis religiosa en su dimensión cristiana, tratando de enmarcar lo que tiene que ver con la identidad. Para ello partimos de una especie de axioma que resalta la primacía del ser sobre el hacer; el ser tiene primacía sobre el actuar, una idea concorde con la exigencia central del Evangelio.

Si hablamos de ser cristiano es evidente que la definici√≥n suprema de lo que esto significa se centra en ser como Cristo o, al menos intentar serlo. La cuesti√≥n de fondo es determinar qu√© alcance tiene ese ser como Cristo. Podemos se√Īalar algunos rasgos, una vez dada por supuesto la experiencia personal de conversi√≥n experimentada y vivida desde diferentes √°mbitos eclesiales, que definen el ser cristiano.

1. Amar vs. odiar

2. Servicio vs. poder

3. Sencillez vs. orgullo

4. Humildad vs. certezas absolutas

5. Amistad vs. confrontación

6. Tolerancia vs. imposición

7. Compartir vs. acaparar

8. Acogida vs. rechazo

Estos rasgos definitorios del ser cristiano podrían reducirse a uno solo: vivir el evangelio en toda su integridad y humanidad. Una parte ad intra y otra ad extra. Se trata de buscar un equilibrio entre lo que somos y lo que hacemos. Todo desequilibrio cristiano proviene de cargar demasiado en uno de los extremos, el humano o el divino.

Trasladado a un terreno personal, se trata de redescubrir y desarrollar el don que Dios ha dado a cada cristiano, teniendo siempre presente los rasgos y características de la colectividad, proyectado en y desde la comunidad de creyentes. En otras palabras, revitalizar la comunidad de creyentes con el propósito de servir mejor a la comunidad social. Para ello, el cristiano tiene que proyectarse hacia la sociedad civil y aprender a leer e interpretar los signos de los tiempos a fin de poder contribuir a dar respuesta a las nuevas demandas de la sociedad, con el objetivo de construir un mundo más justo; más humano y más divino. El cristiano, la Iglesia, tienen que hacerse entender.

En determinados sectores se viene hablando de cristianos sin iglesia, pero ya comienza a hablarse tambi√©n de iglesias sin cristianos. La pregunta es: ¬ŅQu√© podr√° decirle la iglesia a la sociedad, cuando no sea capaz de hablar a sus propios fieles? Se necesitan cristianos con identidad cristiana, por encima de otras identidades denominacionales que hablen un lenguaje inteligible para una sociedad altamente secularizada.

La identidad cristiana se mueve en la actualidad en varios frentes a la hora de hacerse visible en la sociedad, que podemos sintetizar en tres:

1. Aferrarse a la tradici√≥n eclesial manteniendo un lenguaje obsoleto y una simbolog√≠a religiosa ininteligible para la sociedad moderna, ajena a lo que ocurre fuera de sus muros. (Resulta llamativo que un colectivo de cristianos evang√©licos haya desempolvado como una aportaci√≥n moderna (¬Ņ) para las nuevas generaciones, ¬°la versi√≥n de 1909 de la biblia Reina-Varela!).

2. Buscar e incentivar lo religioso espectacular: apariciones, milagros, grandes concentraciones…

3. La encarnación eficaz de la experiencia cristiana en el contexto social y político, tomando conciencia de la incompatibilidad entre el ser cristiano y la injusticia social de nuestras sociedades.

Es evidente que se plantea tensi√≥n entre las diferentes formas de afrontar la identidad cristiana. Por utilizar el lenguaje secular, se trata de una confrontaci√≥n entre conservadores y progresistas. Se trata de formas diferentes de relacionarse con el mundo moderno a partir de distintas concepciones de lo que es y debe ser la comunidad de creyentes, lo cual plantea la existencia de posturas cristianas distintas que no resulta sencillo armonizar. Una se centra m√°s en conservar las tradiciones y salvaguardar la moral conforme a unos estrictos moldes doctrinales, centrando su mensaje en ‚Äútraer‚ÄĚ a la iglesia a los pecadores para investirles de la gracia divina; la otra, mira m√°s al exterior procurando ser un fermento prof√©tico de cambio social desde la proclamaci√≥n de un evangelio liberador.

Por consiguiente, el reto, la respuesta a esa demanda de ser cristiano, es traducir la fe al lenguaje de una sociedad secularizada y vivir esa fe en medio de los conflictos y demandas del mundo contempor√°neo.

Autor: Máximo García Ruiz. Enero 2019 / Edición: Actualidad Evangélica

 

© 2019 - Nota de Redacción: Las opiniones de los autores son estríctamente personales y no representan necesariamente la opinión o la línea editorial de Actualidad Evangélica.

20120929-1*M√ĀXIMO GARC√ćA RUIZ,¬†nacido en Madrid, es licenciado en Teolog√≠a por la Universidad B√≠blica Latinoamericana, licenciado en Sociolog√≠a por la Universidad Pontificia de Salamanca y doctor en Teolog√≠a por esa misma universidad. Profesor de Historia de las Religiones, Sociolog√≠a e Historia de los Bautistas en la Facultad de Teolog√≠a de la Uni√≥n¬†Evang√©lica Bautista de Espa√Īa-UEBE (actualmente profesor em√©rito), en Alcobendas, Madrid y profesor invitado en otras instituciones. Pertenece a la Asociaci√≥n de Te√≥logos Juan XXIII. Ha publicado numerosos art√≠culos y estudios de investigaci√≥n en diferentes revistas, diccionarios y anales universitarios y es autor de¬†21 libros y de otros 12 en colaboraci√≥n, algunos de ellos en calidad de editor.

 

Otros Articulos de Máximo García Ruiz

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: