SIN √ĀNIMO DE OFENDER / 48 A√ĎOS DE LA MUERTE DE MARTIN L. KING

Un discurso premonitorio. Un referente que urge recordar.

( 1 Voto )
a / A
Larger Font Smaller Font

20160404-2

(JORGE FERN√ĀNDEZ, 04/04/2016) | Hoy se cumplen 48 a√Īos del asesinato de Martin Luther King, perpetrado el 4 de abril de 1968. Acababa de pronunciar el que ser√≠a su √ļltimo discurso, en¬†Memphis¬†‚Äď‚ÄúS√≥lo quiero realizar la voluntad de Dios. √Čl me ha permitido llegar a¬†la cima de la monta√Īa ‚Ķ y he mirado desde all√≠‚ÄĚ‚Äď.

Su viaje, como una premonici√≥n, se hab√≠a retrasado por una amenaza de bomba en el avi√≥n y cuando lleg√≥ a la ciudad,¬†ante miles de ciudadanos, mencion√≥ lo ocurrido y a√Īadi√≥: ‚ÄúNo temo a ning√ļn hombre‚ÄĚ. No obstante, poco despu√©s, mientras saludaba a la multitud desde el balc√≥n del motel Lorraine, junto a¬†Jesse Jackson¬†y otros colaboradores, recibi√≥ un disparo en la cabeza.

La mayor√≠a de nosotros recordamos mucho m√°s su c√©lebre discurso ‚ÄúI Have a Dream‚ÄĚ (‚ÄúTengo un sue√Īo‚ÄĚ), pronunciado cinco a√Īos antes en el National Mall, ante las 250.000 personas que secundaron la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad. Era el 28 de agosto de 1963 y, King, presentado en el acto como ‚Äúel l√≠der moral de nuestra naci√≥n‚ÄĚ, estaba en la cima de su popularidad.

Tener un sue√Īo grande y noble, me inspira; pero mucho m√°s me inspira el nivel del compromiso y el valor, de un hombre ante ‚Äúsu cruz‚ÄĚ.

No es extra√Īo que, tanto por su inspirador contenido, como por el contexto en el que fue declamado por el pastor bautista, l√≠der de los derechos civiles, ‚ÄúI Have a dream‚ÄĚ sea a√ļn hoy, casi medio siglo despu√©s, su discurso m√°s trascendente, el m√°s ‚Äúviralizado‚ÄĚ en las redes sociales, y uno de los m√°s utilizados en documentales, noticias, o conferencias motivacionales.

Sin embargo, su √ļltimo discurso en Memphis en la v√≠spera de su asesinato, me parece tanto o m√°s inspirador a√ļn. Sus palabras son las de un hombre valiente, que lucha contra el miedo y lo hace reafirm√°ndose en sus convicciones y en la nobleza de la causa a la que hab√≠a consagrado su vida, y por la que estaba dispuesto a morir. Una causa que asume como un llamamiento divino. En las emotivas im√°genes que nos han quedado de aquel discurso, puede verse a un Martin Luther King especialmente emocionado, con las l√°grimas a punto de brotarle de los ojos, como si fuera plenamente consciente de la gravedad de la situaci√≥n y de la realidad de los poderes que conspiraban contra su vida. Pese a ello, el pastor bautista, ‚Äúel hombre de Dios‚ÄĚ, emerge de su interior para declarar con firmeza: ‚Äú¬°Solo he querido hacer la voluntad de Dios! Y √Čl me ha permitido subir a la monta√Īa‚Ķ‚ÄĚ.

[hoy] ... la palabra ‚Äúm√°rtir‚ÄĚ ha sido ‚Äúsecuestrada y violada‚ÄĚ por una panda de asesinos terroristas que la mal-emplean de forma pervertida, mientras que, del otro lado del oc√©ano, un c√≠nico candidato a presidente de los EEUU gana simpat√≠as y apoyos con un mensaje xen√≥fobo"

Igual que su Maestro y Se√Īor, King era muy consciente de que, en aquella noche en Memphis, se encontraba ante ‚Äúsu Getseman√≠ particular‚ÄĚ. Y, del mismo modo que su Maestro y Se√Īor, acept√≥ beber la copa del martirio sabiendo que ese, probablemente, era el alto precio de la obediencia que se le exig√≠a, pero creyendo en la victoria de su causa ‚Äďla lucha contra la discriminaci√≥n racial--, como finalmente aconteci√≥.

Tener un sue√Īo grande y noble, me inspira; pero mucho m√°s me inspira el nivel del compromiso y el valor, de un hombre ante ‚Äúsu cruz‚ÄĚ. So√Īadores hay muchos, ¬°muchos!, pero es ante la cruz donde los pusil√°nimes se derrumban, arrojan la toalla, abandonan el barco, y ponen pies en polvorosa‚Ķ En el mismo lugar, ante la cruz, es donde los hombres como King, sostenidos por la columna espiritual de su l√≠mpida conciencia y su fe en Dios, ‚Äúafirman su rostro‚ÄĚ y, aunque ‚Äúsuden sangre‚ÄĚ, o deban beberse sus l√°grimas, siguen adelante, hasta el final‚Ķ

jorge3

Al reflexionar en esto, pienso tambi√©n en la oportunidad hist√≥rica de recordar hoy a este aut√©ntico m√°rtir de la libertad y de la lucha contra el racismo, en un tiempo tan falto de referentes leg√≠timos, donde, por ejemplo, la palabra ‚Äúm√°rtir‚ÄĚ ha sido ‚Äúsecuestrada y violada‚ÄĚ por una panda de asesinos terroristas que la mal-emplean de forma pervertida, mientras que, del otro lado del oc√©ano, un c√≠nico candidato a presidente de los EEUU gana simpat√≠as y apoyos con un mensaje xen√≥fobo, indigno de alguien que posea la misma ciudadan√≠a, y haya pisado las mismas calles que el noble l√≠der afroamericano.

Por eso, ¬°hoy urge recordar la figura de este verdadero m√°rtir de la paz!

 

EL √öLTIMO DISCURSO...

El √ļltimo discurso de Martin L. King en Memphis, la noche previa a ser asesinado

Autor: Jorge Fernández


¬© 2016. Este art√≠culo puede reproducirse siempre que se haga de forma¬†gratuita¬†y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANG√ČLICA.Las opiniones de los autores son estr√≠ctamente personales y no representan necesariamente la opini√≥n o la l√≠nea editorial de Actualidad Evang√©lica.

Otros Artículos de Jorge Fernández

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: