OPINI√ďN / TIEMPOS DE PANDEMIA, por Jorge Fern√°ndez

"Volar a ninguna parte"

( 1 Voto )
a / A
Larger Font Smaller Font

20200917 1

La japonesa ANA es una de las compa√Ī√≠as que organiza "vuelos a ninguna parte"

(JORGE FERN√ĀNDEZ, 17/09/2020) Que la pandemia del coronavirus nos est√° obligando a situaciones inimaginables, es una realidad. Que haya iniciativas que rocen el absurdo o la excentricidad, eso tambi√©n.

Muestra  de ello son los llamados ‚Äúvuelos a ninguna parte‚ÄĚ que algunas compa√Ī√≠as a√©reas asi√°ticas -en Jap√≥n, Taiwan, o Singapur- est√°n ofreciendo a pasajeros que en algunos casos llegan a pagar hasta 300 d√≥lares por un billete en clase turista, para despegar, dar una vuelta por los alrededores del aeropuerto, y volver a aterrizar en la pista de salida.

La iniciativa ha suscitado las cr√≠ticas de epidemi√≥logos, que la consideran un riesgo de contagios innecesario, y de ecologistas, que denuncian el impacto de estos vuelos in√ļtiles y costosos sobre el clima. Aunque sin ninguna duda, la cosa ha sido noticia por su evidente excentricidad.

En la Biblia tenemos un claro ejemplo, de lo que "no se debe hacer", en la generaci√≥n de israelitas que sali√≥ de Egipto y pereci√≥ en el desierto tras 40 a√Īos de caminar en c√≠rculos...

En el plano personal, nos recuerda a personas con grandes cualidades y talentos que todos hemos visto apuntar alto como ‚Äúj√≥venes promesas‚Ä̂Ķ para al cabo de unos a√Īos de dar vueltas en c√≠rculos, sin un objetivo claro, terminar en la casilla de salida, frustrados por haber malogrado su potencial y, con las manos vac√≠as. En ocasiones, la falta de determinaci√≥n, la fuerza de voluntad y car√°cter, han sido las causas para no llegar a la meta. Pero otros, sencillamente, no ten√≠an una meta clara que alcanzar. Se plantearon el camino de la vida como un paseo, no como una ruta hacia un destino o vocaci√≥n. A uno se le ocurre que esta extra√Īa propuesta tambi√©n sugiere analog√≠as en el terreno de otros comportamientos humanos, personales y colectivos.

En el plano empresarial, esto suele ser un comportamiento imperdonable que se paga muy caro. Cuando un emprendedor, o el liderazgo de una gran empresa, pierden de vista su razón de ser y sus metas empresariales, y solo se centran en la rentabilidad y el lucro, están confundiendo el medio con los fines, igual que los pasajeros que se suben a un avión, no para llegar a un destino, sino para disfrutar del lujo o los servicios complementarios del avión. Ese emprendedor, o ese empresario, está dando vueltas en círculos y llevando su empresa al fracaso, más pronto que tarde.

El tener un destino claro es importante para mantener el rumbo y alcanzar las metas en todos los órdenes de la vida, sea en la familia, la educación, las artes, los deportes, las ciencias…

También lo es en la vida espiritual.

Con sus actuaciones, algunos creyentes y líderes eclesiales, parecen estar confundiendo "el avión" con el destino, el medio con los fines, la organización con la misión...

En la Biblia tenemos un claro ejemplo, de lo que "no se debe hacer", en la generaci√≥n de israelitas que sali√≥ de Egipto y pereci√≥ en el desierto tras 40 a√Īos de caminar en c√≠rculos por renunciar a tomar la tierra prometida cuando deb√≠an haberlo hecho.

Pero tambi√©n tenemos ejemplos positivos de hombres y mujeres creyentes, ‚Äúde los cuales el mundo no era digno‚ÄĚ[1], que nunca confundieron el camino de su peregrinaje personal con la elevada meta a la que se dirig√≠an. Y son ejemplo para todos nosotros, seguidores de Jes√ļs, en quien debemos poner nuestra mirada[2].

Es importante recordar esto hoy, en momentos cuando las iglesias estamos teniendo dificultades en el camino, por ejemplo, para abrir nuestros lugares de culto en condiciones normales debido a la pandemia. Con sus actuaciones, algunos creyentes y líderes eclesiales, parecen estar confundiendo "el avión" con el destino, el medio con los fines, la organización con la misión. Y así, empezamos a dar vueltas en círculos, enredándonos en contiendas inapropiadas, en planteamientos ideológicos o complicidades políticas partidistas que nos desvían de nuestra más alta vocación y llamamiento.

Sin duda, alguien que tenía las cosas muy claras era el apóstol Pablo:

‚ÄúNo que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui tambi√©n asido por Cristo Jes√ļs.

Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atr√°s, y extendi√©ndome a lo que est√° delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jes√ļs.

(…)

Porque por ah√≠ andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales ser√° perdici√≥n, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su verg√ľenza; que s√≥lo piensan en lo terrenal.

Mas nuestra ciudadan√≠a est√° en los cielos, de donde tambi√©n esperamos al Salvador, al Se√Īor Jesucristo‚ÄĚ (Filipenses 3:12-20)

yo2Desde luego, estas no son las palabras de uno que vuela a ninguna parte. No se√Īor‚Ķ

Que Dios nos ayude a no perder la visi√≥n.

Bendiciones.

¬© Jorge Fern√°ndez ‚Äď Madrid, jueves 17 de septiembre de 2020.-

[1] Hebreos 11:38

[2] Hebreos 12:2

PUEDE ESCUCHAR ESTE ART√ćCULO EN VERSI√ďN AUDIO:

¬© 2020. Este art√≠culo puede reproducirse siempre que se haga de forma gratuita y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANG√ČLICA. Las opiniones de los autores son estrictamente personales y no representan necesariamente la opini√≥n o la l√≠nea editorial de Actualidad Evang√©lica.

Otros Artículos de Jorge Fernández

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: