MUY PERSONAL / TRIBUTO

"Bienvenido Mr. Blake"

( 1 Voto )
a / A
Larger Font Smaller Font

20180330 6

Con mi querido Juan Blake en su casa, en agosto de 2014

(JORGE FERN√ĀNDEZ, 30/03/2018) Todav√≠a me siento conmocionado por la noticia del fallecimiento de mi querido y admirado Juan Blake, con el que mantuve una conversaci√≥n telef√≥nica hace apenas una semana cuando me llam√≥ para interesarse por la marcha de nuestras iglesias en San Fernando de Henares.

Esas ser√°n las √ļltimas palabras que guardar√© de √©l en mi coraz√≥n, palabras de √°nimo y de apoyo como todas las que me ha dedicado desde que le conozco.

En 2013, en ocasi√≥n de su 80¬ļ cumplea√Īos, le dediqu√© esta poes√≠a que titul√©, parafraseando a la famosa pel√≠cula de Berlanga, "Bienvenido Mr. Blake". Hoy, al producirse su "cambio de domicilio", puedo imaginarme a los √°ngeles del Cielo "haci√©ndole pasillo" (como hacen los futbolistas a los jugadores de los equipos campeones), y dedic√°ndole un celestial "Bienvenido Mr. Blake" antes de recibir su "Bien buen siervo y fiel...", de boca del Maestro.

Con esa imagen en mente, con mucho respeto a toda la familia de Juan (la natural y la de la fe), y como un humilde y cari√Īoso tributo a su memoria, hoy vuelvo a publicarla en este rinc√≥n.

"¬°BIENVENIDO MR. BLAKE!"

‚ÄúMr. Marshall‚ÄĚ no lleg√≥,¬†
y así Berlanga lo cuenta 
all√° por los a√Īos cincuenta¬†
en un film que realizó. 
‚ÄúLo que el viento se llev√≥‚Ä̬†
fue otra peli muy famosa, 
y ‚Äúde pelis‚Ä̬†va la cosa¬†
De "otro Míster" que hablo yo. 

El que trajo, ‚ÄúLos inquietos‚ÄĚ,¬†
‚ÄúLuc√≠a‚ÄĚ y ‚ÄúHora de huir‚ÄĚ,¬†
con el fin de compartir 
el Evangelio y sus retos; 
un guiri de nombre John, 
(aunque Juan rebautizado) 
que a Espa√Īa llegara enviado¬†
para impulsar la Misión. 

Misión que cumplió fielmente 
con entrega y con pasión, 
al volante de un camión 
y con espíritu urgente. 
Para llegar a la gente 
sin perdón ni Salvación, 
no esperaba la ocasión; 
la creaba, diligente. 

‚ÄúTumba de los¬†misioneros‚ÄĚ,¬†
llamaban a Espa√Īa anta√Īo,¬†
sin vislumbrar el reba√Īo¬†
de espa√Īoles muy sinceros.¬†
Y de la falta de obreros 
para sembrar la semilla; 
de Cantabria hasta Melilla, 
y ocho mil pueblos enteros. 

Pero Juan miró los campos 
y puso mano al arado, 
y es mucho lo que ha sembrado 
en esta tierra de ‚Äúsantos‚ÄĚ.¬†
Y lo que ha brindado a tantos, 
que por conocer a Cristo 
adoran al que no han visto, 
y hoy le alaban con sus cantos. 

Por eso, hoy que cumple ochenta, 
yo le dedico estos versos 
pensando en tantos conversos 
que hay que apuntarle a su cuenta. 
Y siendo que soy su pariente* 
(y aprendiz de misionero) 
le digo: “¡Cuánto te quiero! 
¬°Y cu√°nto te admiro, valiente!‚ÄĚ.¬†

jorge3

‚ÄúMister Marshall‚ÄĚ no lleg√≥,¬†¬†
comenzaba este relato 
y tras escribir un rato 
mi imaginación cesó. 
Por eso aquí me despido 
Con una frase ocurrente: 
‚ÄúEn nombre de Espa√Īa y su gente:¬†
¬°Mr. Blake, muy bienvenido!‚ÄĚ.

¬© Jorge Fern√°ndez Basso ‚Äď Madrid, 11/02/2013

* En 2006 mi hijo mayor Ezequiel se casó con la nieta mayor de Juan, Elísabet.


Autor: Jorge Fernández 


¬© 2018. Este art√≠culo puede reproducirse siempre que se haga de forma¬†gratuita¬†y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANG√ČLICA. Las opiniones de los autores son estr√≠ctamente personales y no representan necesariamente la opini√≥n o la l√≠nea editorial de Actualidad Evang√©lica.

Otros Artículos de Jorge Fernández

Fallece Eduardo Vílchez, el jugador al que el Rayo Vallecano atrapó para siempre

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: