OPINI√ďN | SIN √ĀNIMO DE OFENDER

Celebrar lo que nos une, sin victimismos ni negacionismos

( 1 Voto )
a / A
Larger Font Smaller Font

20171011 1a

Monasterio de la R√°bida (Huelva)

(JORGE FERN√ĀNDEZ, 11/10/2017) En v√≠speras de la celebraci√≥n del D√≠a de la Hispanidad, vienen a mi memoria un par de an√©cdotas entra√Īables vividas en primera persona a principios de los a√Īos 90, cuando resid√≠ con mi familia en Huelva.

Se acercaba el 500¬ļ aniversario del ‚ÄúDescubrimiento‚ÄĚ de Am√©rica y la ciudad se preparaba para los oportunos fastos conmemorativos en una vor√°gine que, no solo aguzaba la creatividad e ingenio de autoridades, artistas, arquitectos y grandes empresarios, sino tambi√©n daba lugar a las peque√Īas iniciativas e ideas particulares de muchos conciudadanos onubenses. [1] Al fin y al cabo, ¬°Col√≥n hab√≠a embarcado hacia el nuevo rumbo desde Palos de la Frontera! [2]

"¬ŅAcaso insinuaba este sutil comerciante lepero que Am√©rica fue en realidad descubierta por los √ļltimos neandertales hace 50.000 a√Īos y no por Crist√≥bal Col√≥n? ¬°A esto le llamo yo ‚Äúrevisionismo hist√≥rico‚ÄĚ!"

As√≠ fue c√≥mo un buen vecino de Lepe, hermoso municipio de la costa fundado por los fenicios y famoso por sus ‚Äúcuentos de Lepe" [3]¬† decidi√≥ estar a la altura y rebautiz√≥ su bar con un enorme cartel que rezaba: ‚ÄúBar del 500 Centenario‚ÄĚ (sic). La duda era‚Ķ ¬Ņse trataba de un lapsus gramatical inexcusable, o aquel misterioso r√≥tulo encerraba alg√ļn sesudo mensaje subliminal? ¬ŅAcaso insinuaba este sutil comerciante lepero que Am√©rica fue en realidad descubierta por los √ļltimos neandertales hace 50.000 a√Īos y no por Crist√≥bal Col√≥n? ¬°A esto le llamo yo ‚Äúrevisionismo hist√≥rico‚ÄĚ!¬†

La otra anécdota, no menos divertida para mí, tuvo lugar durante mi primera visita al Monasterio de La Rábida donde Colón recibió cobijo y apoyo para su empresa de parte de los frailes franciscanos, y donde descansan los restos mortales de su mecenas y codescubridor, Martín Alonso Pinzón.

Visit√°bamos este recinto hist√≥rico con mi padre y mi t√≠o, llegados de Argentina y de paseo por Espa√Īa en esos d√≠as. La an√©cdota que traigo a colaci√≥n tuvo lugar durante la visita guiada que hicimos por las distintas salas y dependencias del Monasterio, convertido en museo. El gu√≠a, un natural de Huelva bastante descontento y reivindicativo, se pas√≥ buena parte del recorrido tur√≠stico denostando algunos de los principales activos tur√≠sticos del lugar.

‚ÄúAll√≠ tienen la espada de Hern√°n Cort√©s‚ÄĚ, nos dijo‚Ķ y enseguida gru√Ī√≥, ‚ÄúBueno, eso es lo que dicen, que es la espada de Cort√©s, pero lo cierto es que la original est√° en Sevilla, como todo lo que se han llevado de aqu√≠‚Ķ‚ÄĚ (sic).

‚ÄúEsos frascos que ven all√≠, llenos de tierra‚Ķ‚ÄĚ, se√Īal√≥, con un gesto de desd√©n, ‚Äúdicen que son tierra de distintas regiones de Am√©rica‚Ķ pero ¬°vaya uno a saber de d√≥nde la han cogido!‚ÄĚ.

20171011 1

¬°Y as√≠ con todo! Su ‚Äúrevisionismo hist√≥rico‚ÄĚ (¬Ņ‚Äúhist√©rico‚ÄĚ?), nos dej√≥ al final del recorrido con la agridulce sensaci√≥n de que lo que acab√°bamos de visitar no era en realidad el tercer monumento nacional de Espa√Īa en importancia¬†[4]¬†sino uno de esos parques tem√°ticos llenos de edificios de cart√≥n piedra inspirados en dibujos animados.

Como digo, estas anécdotas vuelven a mi memoria especialmente en días como hoy, víspera del 12 de octubre, Día de la Hispanidad, cuando las reivindicaciones históricas desde uno y otro lado del "charco" [5] se multiplican y se arrojan como flechas encendidas para reabrir viejas heridas, o mantener abiertas aquellas que nunca se han cerrado del todo.

"... lo malo no es el revisionismo hist√≥rico, sino el ‚Äúhistoricidio‚ÄĚ. Lo malo no es tanto ‚Äúel relato‚ÄĚ, sino ‚Äúla¬†relaci√≥n‚ÄĚ (mala o ausente). Lo malo no es hacer memoria; sino el¬†rencor¬†y la falta de perd√≥n. Lo malo no es honrar a las v√≠ctimas, sino el¬†victimismo. Lo malo no es el "descubrimiento", sino el¬†colonialismo¬†y su correspondiente¬†negacionismo"

Soy de los que piensan que lo malo no es el revisionismo hist√≥rico, sino el ‚Äúhistoricidio‚ÄĚ. Lo malo no es tanto ‚Äúel relato‚ÄĚ, sino ‚Äúla relaci√≥n‚ÄĚ (mala o ausente). Lo malo no es hacer memoria, sino el rencor y la falta de perd√≥n. Lo malo no es honrar a las v√≠ctimas, sino el victimismo. Lo malo no es el "descubrimiento", sino el colonialismo [6] y su correspondiente negacionismo.

Como ‚Äúgallego en Argentina‚ÄĚ y ‚Äúlatino en Espa√Īa‚ÄĚ, considero que hay motivos m√°s que suficientes para celebrar toda la riqueza de la Hispanidad¬†sin necesidad de negar la contrastada historia de abusos, conflictos y desencuentros de la etapa colonial, con sus luces y sus sombras, que 500 a√Īos despu√©s deber√≠amos poder dar por superada. Porque, con todo y a pesar de todo, formamos parte de una amalgama cultural, emocional y espiritual de m√°s de cinco siglos que ha determinado lo que somos hoy, con nuestras muchas virtudes y los inevitables defectos.

Como cristiano protestante, espa√Īol e hispanoamericano, me siento adem√°s especialmente feliz¬† y privilegiado por la circunstancia hist√≥rica que me permite participar de la conmemoraci√≥n del 500¬ļ Aniversario de la Reforma (¬°no dir√© del ‚Äú500 Centenario‚ÄĚ!). De poder ser testigo de¬† c√≥mo, por ejemplo, algunos acad√©micos de la Real Academia de la Lengua Espa√Īola (RAE) empiezan a poner en valor la cultura protestante y la versi√≥n castellana de la Biblia ‚ÄúReina-Valera‚ÄĚ, ¬°mi Biblia desde la infancia! La traducci√≥n castellana m√°s apreciada y le√≠da en Espa√Īa e Hispanoam√©rica que siendo un ni√Īo aprend√≠ a leer, memorizar y amar, en aquella peque√Īa iglesia evang√©lica de la calle Ca√Īada de G√≥mez, en el barrio de Liniers, en Buenos Aires.

jorge3

Me hace ilusi√≥n asimismo comprobar c√≥mo, despu√©s de siglos de rechazos y adversidades, la fe cristiana evang√©lica se arraiga y se extiende tambi√©n por toda Hispanoam√©rica y su presencia social y espiritual se consolida, tambi√©n institucionalmente. Y me hace feliz que la Alianza Evang√©lica Latina (AEL), actualmente la instituci√≥n protestante m√°s representativa del pueblo evang√©lico hispanohablante, haya querido que una Federaci√≥n hermana de Espa√Īa, la FEREDE, forme parte de la misma de pleno derecho, corroborando con ese gesto la unidad espiritual e hist√≥rica del pueblo evang√©lico hispano a uno y otro lado del charco.

Estos son solo algunos de los muchos y muy buenos motivos que yo tengo para celebrar el D√≠a de la Hispanidad este 12 de octubre de 2017. No menciono aqu√≠ los afectos, los lugares, las personas, los libros, las canciones y¬† los recuerdos que me hacen sentir feliz y orgulloso de ser espa√Īol e hispanoamericano. La lista ser√≠a interminable. Y, ¬Ņtus motivos? ¬ŅCu√°les son?

Autor. Jorge Fern√°ndez


[1] Gentilicio de los naturales y vecinos de Huelva (antigua ciudad fenicia de Onuba)

[2] Palos de la Frontera: Municipio de Huelva desde cuyo puerto Cristóbal Colón partió el 3 de agosto de 1492 rumbo a "las Indias".

[3] Los ‚Äúcuentos de Lepe‚ÄĚ son equivalentes en Espa√Īa a los ‚Äúcuentos de polacos‚ÄĚ en los EEUU y a los ‚Äúcuentos de gallegos‚ÄĚ en Hispanoam√©rica. En realidad, los hay en casi todos los pa√≠ses y se basan en los mismos t√≥picos -torpeza, ignorancia, etc.- atribuidos con humor a distintos grupos culturales o √©tnicos. En el caso de Lepe solo hacen justicia, damos fe de ello, al excelente humor propio de sus pobladores, aunque esta an√©cdota pueda reforzar el t√≥pico...

[4]   http://www.cervantesvirtual.com/obra/expediente-sobre-la-declaracion-de-monumento-nacional-al-monasterio-de-santa-maria-de-la-rabida/

[5] Modo coloquial de referirse al Océano Atlántico que separa Europa de América.

[6] Distinguimos entre ‚Äúcolonizaci√≥n‚ÄĚ y ‚Äúcolonialismo‚ÄĚ, t√©rmino este √ļltimo que se define como: a) Sistema pol√≠tico y econ√≥mico por el cual un estado extranjero domina y explota una colonia; y b) Ideolog√≠a que defiende este tipo de sistema.


¬© 2017. Este art√≠culo puede reproducirse siempre que se haga de forma¬†gratuita¬†y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANG√ČLICA. Las opiniones de los autores son estr√≠ctamente personales y no representan necesariamente la opini√≥n o la l√≠nea editorial de Actualidad Evang√©lica.

Otros Artículos de Jorge Fernández

Fallece Eduardo Vílchez, el jugador al que el Rayo Vallecano atrapó para siempre

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: