GENTE

Catherine Wood, la estrella de Wall Street que cree en Dios y de la que todos hablan

( 2 Votos )
a / A
Larger Font Smaller Font

La fundadora de la exitosa firma Ark Invest, con fondos que invierten en Tesla o en robótica, es una mujer profundamente religiosa

20210825 3

Cathie Wood, fundadora de Ark Invest. / Foto: Cinco Días

(LOLA GAL√ĀN, 22/08/2021) Inversores, gestores y periodistas econ√≥micos llevan meses hablando de ella. La mayor√≠a, para alabar su olfato financiero, aunque algunas casandras hablan de la ‚Äúburbuja‚ÄĚ burs√°til que esconde su √©xito.

Lo incuestionable es que Catherine Wood (Los √Āngeles 1955) es el √ļltimo fen√≥meno de Wall Street, que es tanto como decir del universo financiero. ¬ŅRazones? Haber logrado que la firma que cre√≥ en 2014, Ark Invest (con fondos que invierten en los autom√≥viles Tesla, la rob√≥tica, la ciberseguridad o los sat√©lites), pasara en un a√Īo de gestionar activos por valor de 3.000 millones de euros, a superar los 50.000 millones. Un espectacular aumento que vendr√≠a a demostrar, seg√ļn Wood, que a los expertos y a los que manejan activos ‚Äúles faltaba innovaci√≥n en sus carteras‚ÄĚ. Su acierto, en todo caso, le ha otorgado estatus de estrella medi√°tica, hasta el punto de contar con una l√≠nea de ropa con su rostro impreso sobre el lema ‚ÄúInvierte con convicci√≥n‚ÄĚ, cuyos beneficios se destinan a organizaciones caritativas.

Inspirada por lecturas b√≠blicas y por su fe en la innovaci√≥n se decidi√≥ a crear, con casi 59 a√Īos de edad, Ark Invest (por el arca donde se guardaron las Tablas de la ley).

La decisi√≥n la tom√≥ un d√≠a de verano, en el que, sola en su casa, experiment√≥ una especie de iluminaci√≥n espiritual: si desde estudiante le hab√≠a interesado lo innovador, el cambio, ¬Ņpor qu√© no trasladar ese inter√©s a los mercados financieros? Dicho y hecho.

Y es que en Wood todo parece diferente. Frente a la opacidad propia del mundillo financiero, ella hace gala de transparencia, e incluso invita a sus competidores a participar en los seminarios por internet que organiza. Su propia empresa, con sede en Manhattan (ahora vac√≠a por la pandemia), se caracteriza por la extrema juventud de la treintena de empleados que la integran, art√≠fices tambi√©n del √©xito de Ark Invest, por m√°s que Wood, enormemente religiosa, lo atribuir√° probablemente a los designios divinos. Algo natural para quien ha nacido, seg√ļn confesi√≥n propia, ‚Äúcon el regalo de la fe‚ÄĚ. En Dios pero tambi√©n en s√≠ misma. La web de la compa√Ī√≠a exhibe una amplia selecci√≥n de fotos de la fundadora y de los art√≠culos laudatorios que le ha dedicado la prensa econ√≥mica.

La mayor de los hijos de una pareja de inmigrantes irlandeses, Wood hered√≥ de su padre, ingeniero en la fuerza a√©rea estadounidense, la obsesi√≥n por la exactitud matem√°tica y el inter√©s por los n√ļmeros. Ser la mayor represent√≥ un peso adicional para ella, ha confesado m√°s de una vez, obligada a dejar bien alto el pabell√≥n de la familia. Toda una disciplina mental que ha forjado el car√°cter de esta gestora de dinero que no responde al prototipo del tibur√≥n de Wall Street consolidado por el cine. Al contrario, con su aspecto juvenil y sus grandes gafas, su sonrisa perenne, su amor por las redes sociales y su compromiso sagrado con la innovaci√≥n, esta dama divorciada y madre de tres hijos (dos chicas, una de las cu√°les trabaja con ella, y un chico) se presenta como la ant√≠tesis del denostado especulador financiero. Trabaja duramente buscando el m√°ximo rendimiento al dinero que depositan los ahorradores, pero optando siempre por lo que ‚Äúmejorar√° el mundo‚ÄĚ. Siempre dispuesta a hablar de inversiones, Wood ha rechazado ser entrevistada para este art√≠culo. Mientras Adam DePasquale, l√≠der de la comunidad evang√©lica Walnut Hill Community Church a la que pertenece, se excusa de no poder hablar de ella por precepto organizativo.

20210825 3a

Wood, de fe evangélica, divorciada y viuda, es madre de tres hijos. Con un patrimonio neto de 250 millones de dólares, se ha convertido en un enigma para aquellos que no comprenden del todo el reino de las acciones y para muchos que lo entienden demasiado bien.

La ca√≠da del banco Lehman Brothers en 2008 y la subsiguiente crisis econ√≥mica representaron para Wood un punto de inflexi√≥n. Comprendi√≥ que su aproximaci√≥n a los mercados financieros ten√≠a que cambiar.

Inspirada por lecturas b√≠blicas y por su fe en la innovaci√≥n se decidi√≥ a crear, con casi 59 a√Īos de edad, Ark Invest (por el arca donde se guardaron las Tablas de la ley). La decisi√≥n la tom√≥ un d√≠a de verano, en el que, sola en su casa, experiment√≥ una especie de iluminaci√≥n espiritual: si desde estudiante le hab√≠a interesado lo innovador, el cambio, ¬Ņpor qu√© no trasladar ese inter√©s a los mercados financieros? Dicho y hecho. Con su propio dinero puso en pie la firma, decidida a apoyar a aquellos que exploran ideas susceptibles de cambiar el mundo. Y se lanz√≥, sin desfallecer, a una suerte de proselitismo de la innovaci√≥n, como si su gran misi√≥n fuera no solo crear riqueza para los inversores sino tambi√©n hacerlo siguiendo el camino del progreso. El tiempo dir√° si su iniciativa es solo una burbuja financiera o un √©xito duradero.

20210825 3b

Cathie Wood con sus tres hijos adultos

>> Leer la noticia completa en ELPAIS.COM

Fuente: ELPAIS.COM (Lola Galán) / Edición: Actualidad Evangélica

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: