SILBO APACIBLE / por GUILLEM CORREA

Identidad

( 1 Voto )
a / A
Larger Font Smaller Font

20151218-3GUILLEM CORREA, 18/12/2015 | ¬†Cuando hablamos de identidad hablamos de los signos que configuran una determinada identidad. En general, las identidades est√°n relacionadas con un fundamento hist√≥rico com√ļn, con la identificaci√≥n con un territorio o con una ideolog√≠a o creencia claramente identificable, con una tradici√≥n o trayectoria y con unos valores como comprensi√≥n diferenciada de la vida.

Podr√≠amos a√Īadir m√°s, pero la mayor√≠a de nosotros estar√° de acuerdo en que estos cuatro signos pueden establecer una base com√ļn para todos los que quieran evidenciar su identidad.

Origen, identificación, trayectoria y valores, que prefiguran un comportamiento compartido, son la esencia de toda identidad.

Las identidades se manifiestan tanto en colectivos socialmente mayoritarios o minoritarios, como en grupos marginales.

La manera de evitar este peligro es seguir formando parte de su sociedad en todo lo que les es com√ļn, excepto en el punto que marca su hecho diferencial. Por ejemplo, su confesi√≥n religiosa.

Cuando la identidad se manifiesta en grupos mayoritarios, el peligro que deben enfrentar es el de evitar que su identidad no niegue la identidad y el derecho de existir de los otros grupos minoritarios.

Cuando se manifiesta la identidad en grupos minoritarios, los peligros son mayores. Por un lado, deben enfrentarse al peligro de no ser ahogados por la capacidad de persuasi√≥n social de la identidad mayoritaria. Por otra parte, deben enfrentarse al peligro de mantener su identidad como minor√≠a, sin caer en la trampa de transformarse en un grupo marginal. La manera de evitar este peligro es seguir formando parte de su sociedad en todo lo que les es com√ļn, excepto en el punto que marca su hecho diferencial. Por ejemplo, su confesi√≥n religiosa. O su vinculaci√≥n deportiva, o pol√≠tica.

El comportamiento identitario de los grupos marginales es diferente a los dos anteriores. Estos grupos sociales buscan su identidad al margen del contexto social en el que viven. Interpretan tan unilateralmente algunos o la mayor√≠a, por no decir todos, de los signos identitarios que los hace extra√Īos al resto de la sociedad. El problema se agrava cuando esta interpretaci√≥n unilateral los transforma en socialmente peligrosos para ellos mismos o para el resto de la sociedad.

Viven fuera de la historia, o con una interpretación sesgada de la historia, porque sólo es válida su verdad de su historia.

Interpretan tambi√©n de manera sesgada del itinerario de su trayectoria com√ļn, adapt√°ndolo a su mirada diferenciada.

Interpretan los valores grupales de forma tan diferente que generan un comportamiento personal y social desconocido del que hasta ahora hab√≠a comportado. Y as√≠ podr√≠amos a√Īadir una serie de ejemplos.

La diferencia básica entre mayorías, minorías y grupos marginales la encontramos en la percepción que unos y otros tienen de ellos mismos y de los demás.

Cuando más cerca estemos de la exclusión del otro, más cerca estamos de comportarnos como un grupo marginal. Por el contrario, cuando más abiertos estemos a la identidad del otro más cerca nos encontramos de auto-ubicarnos en un grupo socialmente aceptado y aceptable.

¬ŅCu√°l es, pues, la clave para saber cu√°ndo somos un grupo marginal?

GUILLEM

¬ŅEl n√ļmero de personas que reunimos?

De ninguna manera.

Desde mi comprensión, la clave la define nuestro grado de tolerancia.

No importa las palabras que digamos; cuando m√°s intransigentes sean nuestros comportamientos sociales, m√°s cercanos estamos a identificarnos con un grupo marginal; y cuando m√°s tolerantes seamos con los comportamientos de los dem√°s, m√°s lejos estamos de transformarnos en un grupo con identidad marginal.

La identidad no se define sólo por quién soy yo o por quien quiero ser yo, sino, y de manera muy especial, por cómo me relaciono con los demás.

El otro es la medida de mi identidad.

Autor: Guillem Correa Caballé

¬© 2015. Este art√≠culo puede reproducirse siempre que se haga de forma¬†gratuita¬†y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANG√ČLICA. Las opiniones de los autores son estr√≠ctamente personales y no representan necesariamente la opini√≥n o la l√≠nea editorial de Actualidad Evang√©lica.

Otros Articulos de Guillem Correa

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: