EN PERSPECTIVA / por Juan Manuel Quero

Religiosidad medieval con envoltorio moderno

( 5 Votos )
a / A
Larger Font Smaller Font

20150609-3

(JUAN MANUEL QUERO, 09/06/2015) | La historia del protestantismo se da a conocer, --deja su huella con titulares--, cuando se hace notar en un ambiente social, que se entendía de forma muy corrupta. La Edad Media, con todo su oscuro hacer, se fue disipando al llegar la Modernidad, la racionalidad, y la fe que no dependía simplemente de un grupo religioso, sino de la decisión reflexiva de un hombre y una mujer, que dan pasos personales en dirección a Dios. No obstante, serían muchos los vestigios que perdurarían de ese tiempo cruel y oscurantista del Medievo.

Esta edad histórica estaba impregnada de religiosidad. Las tasas de mortalidad eran elevadísimas. Es por esto que también se desarrolla toda una ideología de ultratumba, de escatología religiosa, que tenía que ver con un bien supremo y celestial, frente a un infierno consecuente a las malas obras. Pero la religión, no es siempre sinónimo de lo que Dios es y desea para nuestro mundo.

Tanto el limbo como el purgatorio, serían estados transitorios, donde iban aquellos que solamente tenían pecado original, o cometían pecados veniales, y no mortales que llevaban directamente al infierno.

En este contexto se publicar√°, --en torno al 1.315--, la obra m√°s famosa de Dante Alighieri, ¬ęLa Divina Comedia¬Ľ. En esta comedia se tratar√≠a el purgatorio, el infierno, e incluso el para√≠so. Si bien esta obra, hace referencia a personajes e ideas del clasicismo, lo cierto es que presenta el tema de premios y castigos, que ya en este tiempo ser√≠a una oportunidad para el negocio religioso. Cuando decimos que algo es ¬ędantesco¬Ľ, no se piensa en el para√≠so, sino en algo terror√≠fico, en las im√°genes espeluznantes del infierno. Cuando tantos beb√©s mor√≠an sin llegar a cumplir el a√Īo (la tasa de mortalidad infantil podr√≠a estar en torno al 36%), era f√°cil pensar en el destino de esas criaturas.

Se jugaba con diferentes destinos, donde adem√°s del para√≠so, estaba el limbo, el purgatorio y el infierno. Tanto el limbo como el purgatorio, ser√≠an estados transitorios, donde iban aquellos que solamente ten√≠an pecado original, o comet√≠an pecados veniales, y no mortales que llevaban directamente al infierno. Si bien exist√≠an penitencias para espulgar los pecados, tambi√©n se desarroll√≥ todo un sistema de indulgencias, que adem√°s de diferentes ritos, o de acciones promulgadas por el Papa o los obispos, tambi√©n eran bondades que literalmente se compraban con dinero. Estas cartas indulgentes pod√≠an sacar del castigo a los familiares que hab√≠an fallecido, y que seg√ļn sus pecados podr√≠an estar en situaciones penosas.

¬ŅHab√≠an cometido pecados veniales o mortales? Ante la duda, las misas por los difuntos se multiplicar√≠an. ¬ŅQui√©n dice qu√© es pecado original, venial o mortal? ¬ŅQui√©n juzga o sabe lo que ha vivido cada uno? No solamente la absoluci√≥n que pod√≠an dar los sacerdotes con el juego de las penitencias, sino la misma venta de las bulas (este tipo indulgencias), podr√≠a dar esperanzas ante esa sombra tan presente que era, y sigue siendo, la muerte.

Ya antes de la Reforma del XVI, en el tiempo de Pre-Reforma, predicadores como John Wickliffe (1320-1384) y Jan Hus (1369-1415), denunciarían todo este negocio. Este motivo, además sería uno de los detonantes que llevaría a Martín Lutero, a escribir una buena parte de sus 95 tesis, ya que nadie tiene poder para hacer esta clasificación de pecados, y menos para justificarlos a cambio de algo.

¬ŅQui√©n dice qu√© es pecado original, venial o mortal? ¬ŅQui√©n juzga o sabe lo que ha vivido cada uno?

Sin bien el teocentrismo del Medievo, al igual que otros teocentrismos que enarbolan muchas religiones, es algo que nada tiene que ver con Dios; sin embargo, viene muy bien, para aquellos que hablan en nombre de Dios, para seguir castigando, condenando, y buscando una santidad, que es similar a esos sepulcros blanqueados de los que hablar√≠a Jes√ļs de forma muy clara.

La mayor√≠a de las religiones tienen una escatolog√≠a donde hay castigos y recompensas despu√©s de la muerte. El juda√≠smo, El islam y el catolicismo romano, tienen en com√ļn la idea de castigos y de recompensas, seg√ļn lo que se haga en vida. Otras religiones, como el hinduismo, el budismo, las mismas religiones egipcias antiguas, etc. tendr√°n otros enfoques, pero relacionados tambi√©n con recompensas y castigos. El peligro es que todo esto puede ser pernicioso, cuando algunas personas, o instituciones, se creen con el poder para decidir lo que cada uno ha de cumplir para poseer lo mejor.

En la escatolog√≠a de la Reforma Protestante, no existen estados transitorios, ni pecados mortales o veniales, pues vivir sin Dios, es en realidad lo que ser√≠a ¬ępecado mortal¬Ľ. Cristo es suficiente para perdonar todos nuestros pecados por su sacrificio vicario en la cruz, hecho una vez para siempre, sin que hagan falta m√°s sacrificios, ni bulas, ni indulgencias, ni penitencias para salvarse. Esto es as√≠, porque esto es lo que la Biblia muestra. Es la Biblia, como palabra de Dios, esa norma de fe, que rige nuestras vidas, no para atar o condenar, sino para liberar, y fortalecer para no caer en la condena de lo que es vivir sin Dios. No hay otros mediadores entre Dios y los hombres, que Jes√ļs mismo. Nadie debe imponernos nada como ungido, en el sentido de mediador de gracia.

QUERO

¬ęHoy¬Ľ es el tiempo de salvaci√≥n, ¬ęun hoy¬Ľ que es constante, hasta que uno deje este mundo. Ahora es el tiempo de decidir, pero nadie puede hacerlo por nosotros. Despu√©s de la muerte tenemos un destino, el que hayamos decidido en vida, bien de aceptar a Jes√ļs como Se√Īor y Salvador, o bien el de vivir sin √©l. Es la consecuci√≥n de esta decisi√≥n vital, que es eterna. Dios no nos condena, uno es el que decide[1].

Cuidado con dar autoridad descontrolada a individuos, que aprovechan la necesidad, y la inquietud de las personas, para convertirse en ¬ęungidos¬Ľ, como si tuvieran el poder para absolver de culpas, o para decir lo que es pecado y lo que no lo es, sin una base b√≠blica correcta. Cuidado con aquellos, que clasifican los pecados seg√ļn los intereses, de √≠ndole cultural, familiar, o institucional.

Los fan√°ticos que act√ļan con un margen de poder casi divino, y que se aprovechan de la necesidad de personas, son encumbrados a esa posici√≥n. Esto es posible porque hay personas que prefieren delegar su fe a terceros, y con su actitud los fanatizan. Este es un resurgimiento ¬ęmedieval¬Ľ, un ¬ęNeomedievo¬Ľ donde a pesar de los avances cient√≠ficos y tecnol√≥gicos, el hombre es degradado volviendo a ser utilizado para fines, que se pueden llevar a cabo en nombre de Dios, pero que nada tienen que ver con Dios. ¬°Estemos alerta!


[1] La Biblia, Juan 3:16-19.

Autor: Juan Manuel Quero

¬© 2015. Este art√≠culo puede reproducirse siempre que se haga de forma¬†gratuita¬†y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANG√ČLICA. Las opiniones de los autores son estr√≠ctamente personales y no representan necesariamente la opini√≥n o la l√≠nea editorial de Actualidad Evang√©lica.

Otros Artículos de Juan Manuel Quero

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: