EN PERSPECTIVA

El aullido del coyote

( 1 Voto )
a / A
Larger Font Smaller Font

quero125

(JUAN MANUEL QUERO, 27/11/2012)聽Nezahualc贸yotl, un lugar destacado de M茅xico, es una ciudad cuyo nombre pocos conocen, quiz谩s por su dificultad a la hora de memorizarlo, o bien porque este municipio de m谩s de un mill贸n de personas se cre贸 a mediados del Siglo XX, siendo bastante reciente. En mis tiempos de estudiante de Geograf铆a e Historia en la Universidad, me sorprend铆a analizar su estructura, y ver que la cantidad de personas que viv铆an en chabolas (favelas), --en aqu茅l tiempo, y seg煤n los manuales sociol贸gicos--, era el pueblo chabolista m谩s grande del mundo.

El nombre de <<Nezahualc贸yolt>> significa coyote hambriento (en ayunas). Lo que seguramente podr铆a describir muy bien la situaci贸n de esta ciudad, que destacaba en sus inicios, por ser una de las ciudades chabolistas m谩s destacables del planeta. Aunque, en realidad, este nombre corresponde originalmente al monarca Acolmiztli Nezahualc贸yotl聽(1402 鈥撀1472), cuya imagen destaca en diferentes lugares del lugar. Actualmente es una ciudad con un potencial muy constatado, y un mercado que se ha desarrollado bastante, con universidades, colegios, etc.

All铆, se levant贸 una descomunal escultura, s铆mbolo del origen y desarrollo de este pueblo: <<Cabeza de Coyote>>. Tiene 40 metros de altura y pesa 298 toneladas, siendo considerada como una de las obras m谩s destacadas del pa铆s. Aunque esta escultura puede visualizarse desde muy lejos, lo que para m铆 tiene m谩s alcance son <<sus aullidos>>.

20121127-4

Este pueblo tuvo que sufrir la depauperaci贸n de todo un entorno poco favorable, con un alto nivel de delincuencia y聽 con infraestructuras chabolistas. A poca gente le preocupar铆a esto. En todo caso era un ejemplo de lo que no se quer铆a. Pero las cosas han cambiado, y desde que se fueron desarrollando las vertiginosas v铆as de comunicaci贸n, que nos han llevado a una globalizaci贸n con todo lo que ello implica,聽 los aullidos de la <<Cabeza de Coyote>> se oyen en otros lugares, y en Espa帽a, son muchos los que pr谩cticamente ya los perciben en sus propias casas.

Existe un antiguo dicho castellano que, con algunas variantes, reza por lo menos desde el siglo XV:聽<<Cuando veas las barbas de tu vecino arder, pon las tuyas a remojar>>. Este refr谩n parece ser inspirado en la Biblia, cuando diferentes textos, como el de 1陋 Corintios 10:12, donde el ap贸stol Pablo nos advierte, que si alguno piensa que est谩 muy bien, a pesar de ello, debe estar muy atento para no caer, como caen los dem谩s. Cuando nos sentimos rodeados de los mejor, parece que es f谩cil acostumbrarse a lo bueno, y pensar que nunca nos pasar谩 a nosotros lo que les ocurre a los dem谩s, pero no solamente es esto incierto, sino que hay un principio trascendente en todo ello. C贸mo ya apunt茅 en alguna de mis reflexiones, el mal de las sociedades de este mundo es tambi茅n el nuestro. Nuestra casa, aunque sea una descripci贸n muy amplia,聽 es este planeta llamado Tierra. Cuando creemos que lo lejano nos es ajeno, nos equivocamos. Cuando pol铆ticamente se divide el mundo en pa铆ses de desarrollados y los que no lo son, en realidad volvemos a equivocarnos, pues un pa铆s no puede sentirse desarrollado mientras hay otro que no lo es. Quiz谩s estos sean principios contrarios al capitalismo, y a algunas concepciones nacionalistas; pero hemos llegado a un punto en el que el mal de nuestro pr贸jimo, aunque no lo queramos, es el nuestro. Y finalmente, tambi茅n nos afectar谩 a nosotros. Ya trat茅 de forma amplia, en otras reflexiones como se ha invertido nuestra situaci贸n, de ser pa铆s receptor en la migraci贸n de pueblos, a ser pa铆s emisor, por lo que no lo trato aqu铆 de nuevo, pero la injusticia social a gran escala, hoy es una realidad, y m谩s que nunca, hoy se hace urgente, tomar medidas.

Al pueblo evang茅lico, del que formo parte, se le abren nuevas oportunidades de hacer misiones internacionales, donde la justicia y/o la injusticia social, ha de mover los corazones para realizar nuevas acciones, que si bien en la historia de las misiones ha sido as铆 desde anta帽o, hoy surgen nuevas metodolog铆as, aunque los principios sean los mismos. El aullido del Coyote de Nezahualc贸lyot se oye m谩s fuertemente, y nos recuerda que cuando hacemos un bien a alguien necesitado, al Se帽or Jes煤s lo hacemos, y que cuando nos organizamos para hacer un bien conjunto, mayor y a gran escala, estamos entendiendo el Evangelio, que es m谩s que una acci贸n social, pero que sin duda alguna, se expresa haciendo bien a nuestra sociedad.

Autor: Juan Manuel Quero

漏 2012. Este art铆culo puede reproducirse siempre que se haga de forma聽gratuita聽y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANG脡LICA

Otros Art铆culos de Juan Manuel Quero

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL脥TICA DE COOKIES puede obtener m谩s informaci贸n sobre las mismas.

Para la instalaci贸n de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: