OBITUARIO / por RUB√ČN S√ĀNCHEZ

Roberto Velert, "In Memoriam"

( 1 Voto )
a / A
Larger Font Smaller Font

Roberto Velert

Roberto Velert / Foto: UEBE

‚Äú¬ŅNo sab√≠ais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?‚ÄĚ (Lucas 2:49)

(RUB√ČN S√ĀNCHEZ, 11/02/2019) Posiblemente las palabras de un joven Jes√ļs a sus padres narradas en el evangelio seg√ļn Lucas, sirven para describir a la perfecci√≥n lo que ha sido la vida de Roberto Velert como siervo de Cristo.

Siempre implicado en los negocios del Padre que lo am√≥ desde antes de la fundaci√≥n del mundo y que lo salv√≥ para la alabanza de la gloria de su gracia. Sin duda alguna, los negocios del reino de los cielos fueron los negocios principales de Roberto. Puedo decir que, como compa√Īero de ministerio suyo en la congregaci√≥n de ‚ÄúPiedra de Ayuda‚ÄĚ desde hace siete a√Īos, su motivaci√≥n era servir a la extensi√≥n del reino de los cielos de una manera incansable. Para ser sincero, tengo la sensaci√≥n de haber conocido a Roberto desde toda la vida. A√ļn y cuando no tengo memoria de ello, s√© que Roberto y su esposa Betty me conoc√≠an desde que yo era bien peque√Īo, conoc√≠an a mis padres y me conoc√≠a a m√≠. De todas maneras, poco pod√≠amos imaginarnos el giro providencial que nuestras vidas tomar√≠an. √Čl me conoc√≠a desde peque√Īo, yo nac√≠ en la iglesia de ‚ÄúPiedra de Ayuda‚ÄĚ corriendo por debajo de sus bancos y Dios en su soberan√≠a quiso que a√Īos m√°s tarde acab√°semos los dos sirviendo como pastores en la iglesia d√≥nde √©l ten√≠a amigos de toda la vida y donde yo hab√≠a corrido por debajo de los bancos. S√© que es Dios quien gobierna todas las cosas, pero si acab√© siendo compa√Īero de ministerio junto a Roberto fue precisamente por su visi√≥n de los negocios del Padre.

Roberto Velert2La visi√≥n que Roberto ten√≠a del reino de los cielos no era una visi√≥n territorial y limitada, su visi√≥n abarcaba todo el mundo y todas las naciones, desde su amada Valencia pasando por Barcelona, Guinea, Canad√°, USA, etc. Fue gracias a esta visi√≥n amplia del reino de Dios que las cosas empezaron a fraguarse entre nosotros como futuros compa√Īeros de ministerio. Ser√≠a posiblemente sobre el a√Īo 2005 que de camino a una Convenci√≥n de la UEBE habl√°bamos de la necesidad de formaci√≥n teol√≥gica. Recuerdo que paramos el coche en una estaci√≥n de servicio y le coment√© a Roberto: ‚Äú¬Ņsabes qu√© Roberto? Si yo tuviese la oportunidad de ir a estudiar fuera de Espa√Īa, lo har√≠a‚ÄĚ. Cual fue mi sorpresa cuando sin ninguna vacilaci√≥n me dijo: ‚ÄúEntonces hag√°moslo‚ÄĚ. Desde esa conversaci√≥n pas√≥ un a√Īo y en el 2006 yo y mi esposa nos encontr√°bamos camino a Canad√° a estudiar en el Toronto Baptist Seminary (TBS) donde √©l y su esposa hab√≠an estudiado desde el 1971 al 1974. Su visi√≥n amplia y global del reino de los cielos se combinaba con el hecho de no mirar primeramente por lo suyo propio sino por lo de los otros y sobre todo, por aquello que pudiese contribuir a la extensi√≥n del evangelio y proclamaci√≥n del nombre de Cristo. Tal visi√≥n propici√≥ que no solamente pudiese estudiar y formarme teol√≥gicamente sino que tambi√©n permiti√≥ que de vuelta a Barcelona tuviese sitio para servir a su lado.

Fue a finales del 2011 que regresamos a Barcelona y empec√© a servir juntamente con Roberto en la iglesia de ‚ÄúPiedra de Ayuda‚ÄĚ siendo en Octubre del 2012 cuando fui reconocido es instalado como pastor al lado de Roberto en la congregaci√≥n. Fue entonces cuando empec√© a aprender no √ļnicamente de lo que Roberto sab√≠a a nivel te√≥rico sino tambi√©n a nivel pr√°ctico. Ciertamente su capacidad de trabajo era algo impresionante, iglesia, radio, facultad protestante de teolog√≠a, conferencias, etc. Solamente era necesario entrar en su despacho, ver la gran mesa de trabajo que ten√≠a toda ella llena de papeles y uno pod√≠a comprender inmediatamente la cantidad de cosas que all√≠ se ‚Äúcoc√≠an‚ÄĚ. Ahora bien, su grandeza no resid√≠a tanto en el gran n√ļmero de cosas que hac√≠a sino en el motivo por el cual las hac√≠a. M√°s grande que su mesa de trabajo era el coraz√≥n de siervo que ten√≠a. Ese coraz√≥n que siempre me dec√≠a que ten√≠a una v√°lvula y que me explicaba c√≥mo deb√≠a ser la densidad de su sangre para que funcionase bien, era un coraz√≥n que lat√≠a por Cristo. Comprend√≠ muy r√°pidamente que su inagotable capacidad de trabajo era el reflejo de su amor por Cristo y su amor por todos los santos. Su amor por Cristo y por los santos se reflejaba en todas las cosas que hac√≠a, tanto en las grandes pero especialmente en las peque√Īas. Algo que aprend√≠ con √©l y que espero no olvidar nunca, es la importancia de las cosas peque√Īas, de los detalles que a la vista de muchos podr√≠an parecer insignificantes y de poco valor.

Cuando me sentaba a la mensa de trabajo juntamente con √©l pod√≠a ver que ten√≠a una gran cantidad de notas escritas a mano. No pod√≠a ser de otra manera, un ‚Äúaprendiz de escribidor‚ÄĚ como √©l mismo se hac√≠a llamar, consideraba que las notas escritas a mano eran mucho m√°s personales y cercanas. Esa notas eran para amigos, familias, colaboradores en el ministerio, unas simples pero profundas l√≠neas escritas a mano. Unas l√≠neas que mostraban el amor personal que Roberto sent√≠a por todos aquellos a los que escrib√≠a. Unas l√≠neas que permit√≠an plasmar sobre papel lo que estaba escrito en su coraz√≥n. Eran cosas peque√Īas pero que con el amor que hab√≠an sido hechas eran transformadas en cosas bien grandes y estoy seguro que de gran significado para todos aquellos que en alguna ocasi√≥n recibimos alguna de sus notas. Roberto me ense√Ī√≥ que el amor hacia Cristo y los santos se demuestra en cosas muchas veces bien simples c√≥mo el dar un vaso de agua a uno de estos peque√Īitos. Pero tambi√©n aprend√≠ con Roberto que el amor todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. Siempre que me sentaba con √©l a trabajar le preguntaba ‚Äú¬Ņc√≥mo est√°s Roberto?‚ÄĚ y su respuesta siempre sol√≠a ser un abrazo, dos besos y su frase ‚Äú¬Ņquieres la verdad?‚ÄĚ. No hac√≠a falta que dijese nada m√°s, ya sab√≠a que la procesi√≥n iba por dentro y que ese amor sufrido era lo que primaba.

Trabajar con Roberto como compa√Īero de fatigas fue poder aprender c√≥mo el amor es el motor y centro vital en el ministerio. S√© que pod√≠a ir a Roberto cuando hab√≠a algo que sab√≠a que no estaba bien del todo y ten√≠a la certeza que no recibir√≠a una reprimenda de parte de √©l sino todo lo contrario. Su amor, su comprensi√≥n y su consejo sabio siempre estaban puestos en la primera l√≠nea, esto era as√≠ conmigo y estoy seguro que con muchos otros que pasaron por la consejer√≠a del se√Īor Velert. Nunca llegu√© a pregunt√°rselo pero s√≠ s√© que muchas de las opiniones, cr√≠ticas y sugerencias que le llegaron respecto a mi persona y debido a mi temprana inmadurez en el ministerio las sobrellev√≥ como sus propias cargas, las llev√≥ con amor y paciencia y las convirti√≥ en sabio consejo y apoyo para m√≠. Puedo decirlo con toda certeza, que su apoyo, √°nimo y amor fueron constantes hacia mi persona y ministerio. Tales lecciones no se aprenden en un seminario sino en el campo del ministerio junto a siervos como √©l, llamados por Dios y moldeados por el Esp√≠ritu. Doy gracias a Dios por tu vida y porque sin tener necesidad de hacerlo invertiste parte de ella en m√≠.

20190211 2

Pastor Rubén Sánchez

Mucho m√°s podr√≠a escribir pero creo que es mejor dejar que las obras que Roberto llev√≥ a cabo por la gracia de Dios en este mundo hablen y le sigan:¬†‚Äúbienaventurados de aqu√≠ en adelante los muertos que mueren en el Se√Īor. S√≠ dice el Esp√≠ritu, descansar√°n de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen‚ÄĚ (Apocalipsis 14:13). Descansa ahora compa√Īero de ministerio, has peleado la buena batalla, has acabado la carrera, has guardado la fe y estoy seguro que bien grande ser√° la corona de justicia que el Se√Īor te ha guardado. Tu trabajo en el Se√Īor no ha sido en vano. He conocido tu doctrina, conducta, prop√≥sito, fe, amor, paciencia y padecimientos por ello aqu√≠ seguir√© en la batalla y carrera con todo lo que me ense√Īaste.

Soli Deo Gloria

Rub√©n S√°nchez Noguero ‚Äď Barcelona, febrero 2019.

Autor:¬†Rub√©n S√°nchez Noguero, pastor de la Iglesia Evang√©lica Bautista IEB¬†‚ÄúPiedra de Ayuda‚ÄĚ (Barcelona)

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: