500Cultos

ferede logo_twitter logo_Facebook logo_yt ivoox logo_RSS
SIN ÁNIMO DE OFENDER

Tan “sostenibles” y tan empobrecidos...

( 3 Votos )
a / A
Larger Font Smaller Font

20140218-1

(JORGE FERNÁNDEZ, 18/02/2014) |  Hoy se han ido Noemí y Pedro (nombres ficticios de personas reales...), con su pequeño hijo de apenas unos meses. Han regresado a su país de origen, Nicaragua, después de varios años intentando labrarse un futuro aquí en España; de hacer de éste su país; de haber contribuido –como tantos otros inmigrantes-- a la riqueza material y espiritual de nuestra sociedad (cuando los necesitábamos y antes de que cuatro espabilaos acabaran con “la gallina de los huevos de oro” a golpe de corruptelas y pelotazos urbanísticos), con su trabajo esforzado, su fe a toda prueba, su esperanza sencilla y tan humana.

No ha podido ser. La crisis acabó con todas sus expectativas y con muchos de sus sueños. Ya no hay trabajos “que los españoles no quieren hacer” para los "Noemís" y los "Pedros" que, unidos al tambaleante barco de la economía española por el más débil de los eslabones de la cadena social, han terminado por caerse.

Su partida me deja un sabor agridulce. Por un lado, participo con ellos y con los hermanos de nuestra pequeña iglesia en Madrid, del sentimiento de alivio porque –gracias a Dios y a la diligente la ayuda de Diaconía--, hayan podido acogerse con éxito al Programa de Retorno Voluntario de la Comunidad de Madrid, que les facilitó los billetes de avión para volver a su país de origen.

Alivio, porque su situación era materialmente insostenible, habiendo agotado todas las (escasas y recortadas) ayudas sociales disponibles en la actualidad y con un niño de pocos meses, hermoso y rebosante de salud, pero al que “la cigüeña” parece haberle comido el mítico “pan debajo del brazo” por el camino.

Alivio... pero a la vez tristeza e indignación.

Tristeza, por tener que despedirme de gente buena y valiosa, de esas que merecen la pena; que se hacen acreedores del cariño y la simpatía de todo el mundo; particularmente –en este caso-- de sus hermanos y hermanas en el seno de la comunidad cristiana local a la que pertenecieron: la nuestra.

Indignación, cuando oigo en la radio y leo en la prensa los comentarios hipócritas de gente miserable, que frivoliza con la situación de los inmigrantes que arriesgan (y con frecuencia pierden) sus preciosas vidas en nuestras fronteras europeas y españolas, en su huída desesperada de “los cuatro jinetes del Apocalipsis africanos” (hambrunas, guerras, enfermedades y muerte), enfrentándose a las no menos apocalípticas vallas fronterizas, con sus afiladas cuchillas, entre otros muchos obstáculos.

Indignación, cuando hablan los xenófobos, y tristeza porque callan (o dudan) los buenos; cuando se plantea confusamente la inmigración como “un problema” (¡en la envejecida Europa!), cuando lo cierto es que necesitamos al menos siete millones de inmigrantes hasta 2030 para garantizar nuestro sistema público de pensiones.

Indignación cuando las únicas soluciones que se plantean son policiales o intimidatorias, en vez de abordar en serio políticas eficaces y comprometidas de ayuda al desarrollo.

Indignación, cuando leo que Suiza –tan abierta siempre a la libre circulación de capitales, “naturales y extranjeros”—vota en referéndum cerrar sus puertas a trabajadores europeos de pleno derecho, como son los ciudadanos croatas. (Alivio, cuando leo que Bruselas le abre expediente sancionador, ¡faltaría más!).

Indignación, cuando escucho ciertas historias... como una que me contaron la semana pasada en el Reino Unido, donde pasé unos días con la familia. Iba de un súbdito inglés (en este caso “súbdito” o “vasallo” resulta un calificativo más apropiado que “ciudadano”), amigo de unos amigos nuestros, que debió sufrir la expulsión de su legítima esposa –de origen extranjero extracomunitario--, tras un año de feliz convivencia, por carecer ésta de permiso de trabajo y carecer él de ingresos por debajo de las 18.500 libras anuales, considerados por el Estado británico insuficientes para la sostenibilidad doméstica del matrimonio.

El pobre y desconsolado esposo, se afana en estos momentos por trabajar a destajo, aunque ya sabe que su esposa no podrá regresar a su lado hasta que él pueda demostrar los preceptivos ingresos durante un plazo de al menos seis meses consecutivos.

“Pero, ¡eso es discriminatorio respecto a otros ciudadanos británicos y europeos!”, exclamé, ante la mirada piadosa de quien me contaba la historia.

“Sí, pero han tenido varios juicios y los han perdido todos”, me explicaron.

“¡Pues que apelen a Estrasburgo!” [1], insistí, indignado y perplejo.

jorge4Hoy recuerdo esa historia surrealista mientras Noemí y Pedro, con su pequeño niño sin patria, surcan los cielos rumbo a Managua, “donde ahora hay un poco más de trabajo”, según les dicen sus familiares. No vuelven “con la frente marchita”, como aquel del tango [2]. Son jóvenes y tienen la fe y la fuerza para empezar de nuevo.

No tengo dudas de que saldrán adelante y dejarán atrás muy pronto “la pesadilla española”, y soñarán nuevos sueños...

Creo que en el fondo, más que por ellos, estoy triste por nosotros, ilusoria e insolidariamente atrincherados en nuestro imaginario “búnker” europeo; tan pretendidamente “sostenibles” (macroeconómicamente hablando), pero tan empobrecidos en tan poco tiempo, material, social y humanamente hablando...

[1] El Tribunal Europeo de Derechos Humanos tiene su sede en Estrasburgo (TEDH).

[2] “Volver” – Tango de Carlos Gardel.

Autor: Jorge Fernández

© 2014. Este artículo puede reproducirse siempre que se haga de forma gratuita y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANGÉLICA.Las opiniones de los autores son estríctamente personales y no representan necesariamente la opinión o la línea editorial de Actualidad Evangélica.

Otros Artículos de Jorge Fernández


Comparte esta noticia en tu Red Social favorita

HUMOR

HUMOR / por DANIEL PAZ

La medida de todas las cosas...

News image
Ver + en: Humor...

#500REFORMA / ENTREVISTAS

News image
#500REFORMA / GENTE / ENTREVISTAS

Entrevista a Raquel Molina

VIII Congreso Evangélico – Madrid, 16 de Julio de 2017 Raquel Molina Pastora en San Sebastián, experta en e-learning y profesora del ... [+]

News image
#500REFORMA / GENTE / ENTREVISTAS

Entrevista a Joan David Grimá

VIII Congreso Evangélico – Madrid, 15 de Julio de 2017 Joan David Grimá, durante su intervennción en el VIII Congreso / ... [+]

News image
#500REFORMA / GENTE / ENTREVISTAS

Entrevista a Alex Sampedro

VIII Congreso Evangélico – Madrid, 15 de Julio de 2017 VIII Congreso Evangélico – Madrid, 15 de Julio de 2017 Alex Sampedro ... [+]

News image
#500REFORMA / GENTE / ENTREVISTAS

Entrevista al ministro de Justicia, Rafael Catalá

VIII Congreso Evangélico – Madrid, 14 de Julio de 2017 Pedro Tarquis, del gabinete de prensa del #500Reforma, entrevistó al ministro ... [+]

News image
#500REFORMA / GENTE / ENTREVISTAS

Entrevista a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena

VIII Congreso Evangélico – Madrid, 13 de Julio de 2017 Pedro Tarquis, del gabinete de prensa del #500Reforma, entrevistó a la ... [+]

Ver + en: 500-entrevistas

#500REFORMA

YOUTUBE DEL 500º ANIVERSARIO DE LA REFORMA

¡Revive los mejores momentos de la Semana del #15J!

News image

MANIFIESTO POR LA LIBERTAD RELIGIOSA

aev0261
banner_mundoprotestante
banner_radioencuentro
banner_bntv

Acceder