500Cultos

ferede logo_twitter logo_Facebook logo_yt ivoox logo_RSS
SIN ÁNIMO DE OFENDER

Lo que aprendí cayendo...

( 2 Votos )
a / A
Larger Font Smaller Font

20130222-5
Un joven judoca derriba a otro en una competición

(JORGE FERNÁNDEZ, 22/02/2013) Mi deporte de infancia y juventud fue el Judo. Lo practiqué desde los 8 hasta los 19 años, hasta que las responsabilidades laborales, académicas y sociales me obligaron a abandonarlo.

También he practicado el fútbol y otros muchos deportes, pero ninguno con la disciplina y pasión que le dediqué al Judo, un "arte marcial" diferente a todas las demás, tanto por su filosofía, técnica, preparación física y valores -humanos y deportivos-. Esta es la razón por la que muchos profesionales de la salud lo recomiendan para niños, porque es un deporte que ayuda al desarrollo físico integral, y también personal.

A diferencia de lo que algunos piensan, el Judo no es un deporte violento. Todo lo contrario. Su lema, enunciado en el siglo XIX por su creador, el japonés Jigoro Kano, es: "Ceder para vencer". Y vencer no tiene nada que ver con dejar "grogui" al contrincante, sino el conseguir "desequilibrarlo" y "tumbarlo" mediante unas técnicas precisas (mucho menos agresivas, me atrevo a decir, que un placaje -tackle- de rugby), o en su defecto, "inmovilizarlo" durante algunos segundos.

Un 'sensei' (profesor de Judo) enseñando las 'caídas' (Ukemis)


Pero, lo que sin duda llama la atención de esta disciplina, frente a otros deportes, es que en ninguna otra se dedica tanto tiempo -y técnica- a lo que yo llamaría "el arte de caer bien". A eso se debe, sin duda, que siendo un deporte de "contacto", sus practicantes sufran tan pocas lesiones en términos relativos. Personalmente, una sola vez sufrí una lesión de cierta importancia -una luxación en un codo- y recuerdo bien que fue por culpa mía, por "resistirme a caer bien", ante una entrada limpia de mi rival. Eso, en una larga vida deportiva de 11 años, con entrenamientos intensos tres veces por semana y competiciones todos los fines de semana, creo que dice algo.

Los judocas sabrán bien de lo que hablo. En una clase típica, en cualquier gimnasio, una gran parte del entrenamiento se dedica, primeramente, a una completísima "entrada en calor", haciendo trabajar cada músculo y cada articulación del cuerpo (nada que ver con las "carreritas" de los futbolistas en la banda...), y luego a una sesión, no menos completa, de "caídas" ("Ukemis", en japonés). Caídas de espaldas, caídas de costado, caídas hacia adelante, caídas desde altura... Caídas, caídas...¡y más caídas! ¡Esto frustra mucho a los principiantes, que quizás se apuntaron con el deseo de aprender "cómo alguien pequeñito, puede derribar a uno más grande" (uno de los atractivos de esta disciplina).

Es decir, que lo primero que uno aprende, cuando empieza a practicar el Judo, es que vamos a caer muchas veces, y hay que aprender a "caer bien, para no hacernos daño".

UNA ANALOGÍA ESPIRITUAL

En este sentido, creo que el Judo nos ofrece unas cuantas alegorías de principios espirituales y bíblicos. Os resumo algunos de ellos.

Por ejemplo, a veces pensamos -sobre todo los pastores y líderes- que versículos tales como: "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar de nuestros pecados..."; y "la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado" [1]- los tenemos en nuestras Biblias para recordárselos a los creyentes débiles o inexpertos. ¡Craso error! Nos olvidamos lo que dice al principio del vs. 8: "Si alardeamos de no cometer pecados, somos ilusos...". [2]

En el Judo, da igual que uno lleve 30 años practicando; "caer bien" forma parte del entrenamiento diario y semanal. De ese modo, lo que se consigue, son tres o cuatro cosas:

1) En el Judo no es una prioridad "evitar" las caídas -que indefectiblemente llegarán- sino "evitar lastimarnos" cuando caemos. También en la vida espiritual, podemos fracasar ocasionalmente, pero ello no quiere decir que "seamos un fracaso". Lamentablemente, hay cristianos que, ante el menor fracaso, se quedan postrados, heridos en su autoestima y aplastados por sentimientos de temor o autocompasión.

2) Entrenar a diario la "técnica" del "buen caer", hace que cuando un judoca está "en el aire", su cuerpo se acomode de forma automática y refleja (sin pensarlo), en la posición de caída, para "amortiguar" el impacto contra el tatami (suelo). De esa forma, uno no se hace daño. ¡Qué extraordinaria metáfora, ésta, del apoyo que supone la Iglesia -el Cuerpo de Cristo- cuando ésta nos rodea con su amor para "amortiguar" nuestros fracasos!

jorge23) Paradójicamente, cuando uno está "entrenado" para caer bien, se cae menos. Está más tranquilo, no tan "tieso" por el temor a lasitmarse, y puede concentrarse principalmente en derribar al rival. De ese modo, "cada vez cae menos". (Los judocas saben que, los tiesos y rígidos, caen mucho más fácil). ¡Lo mismo sucede en la vida cristiana! Cuando nos encomendamos a la Gracia y el Amor de Dios, y sabemos qué tenemos que hacer cuando caemos (¡y qué nuestro Cuerpo reaccionará bien!), nos liberamos del temor al fracaso; del legalismo (rigidez) que nos atenaza, ¡y luchamos mejor!

4) Por último, las "ukemis" son técnicas que, no solo entrenan al deportista para caer bien y sin lastimarse, sino también para "levantarse rápidamente". Gracias a esto, un contrincante puede caer durante una lucha y terminar inmovilizando al otro en el suelo. (¡Mientras está cayendo, su cuerpo ya está preparando el contraataque!).  Lo mismo debemos aprender a hacer nosotros, cuando caemos.

¡No permitamos que Satanás nos acuse y nos impida levantarnos! ¡Levantémonos otra vez y rápidamente, que la victoria es posible!

Autor: Jorge fernández

* * * * * * * * *

[1] 1 Juan 1:7-9 - La Biblia RVR 1960

[2] 1 Juan 1:8 - La Palabra

© 2013. Este artículo puede reproducirse siempre que se haga de forma gratuita y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANGÉLICA como fuente.

Otros Artículos de Jorge Fernández


Comparte esta noticia en tu Red Social favorita

HUMOR

HUMOR / por DANIEL PAZ

La medida de todas las cosas...

News image
Ver + en: Humor...

#500REFORMA / ENTREVISTAS

News image
#500REFORMA / GENTE / ENTREVISTAS

Entrevista a Raquel Molina

VIII Congreso Evangélico – Madrid, 16 de Julio de 2017 Raquel Molina Pastora en San Sebastián, experta en e-learning y profesora del ... [+]

News image
#500REFORMA / GENTE / ENTREVISTAS

Entrevista a Joan David Grimá

VIII Congreso Evangélico – Madrid, 15 de Julio de 2017 Joan David Grimá, durante su intervennción en el VIII Congreso / ... [+]

News image
#500REFORMA / GENTE / ENTREVISTAS

Entrevista a Alex Sampedro

VIII Congreso Evangélico – Madrid, 15 de Julio de 2017 VIII Congreso Evangélico – Madrid, 15 de Julio de 2017 Alex Sampedro ... [+]

News image
#500REFORMA / GENTE / ENTREVISTAS

Entrevista al ministro de Justicia, Rafael Catalá

VIII Congreso Evangélico – Madrid, 14 de Julio de 2017 Pedro Tarquis, del gabinete de prensa del #500Reforma, entrevistó al ministro ... [+]

News image
#500REFORMA / GENTE / ENTREVISTAS

Entrevista a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena

VIII Congreso Evangélico – Madrid, 13 de Julio de 2017 Pedro Tarquis, del gabinete de prensa del #500Reforma, entrevistó a la ... [+]

Ver + en: 500-entrevistas

#500REFORMA

YOUTUBE DEL 500º ANIVERSARIO DE LA REFORMA

¡Revive los mejores momentos de la Semana del #15J!

News image

MANIFIESTO POR LA LIBERTAD RELIGIOSA

aev0261
banner_mundoprotestante
banner_radioencuentro
banner_bntv

Acceder