SIN √ĀNIMO DE OFENDER / por Jorge Fern√°ndez

Votar sin blasfemar...

( 3 Votos )
a / A
Larger Font Smaller Font

20190422 1

(JORGE FERN√ĀNDEZ, 22/04/2019) |¬†Veo a cristianos y, lo digo con tristeza, dictando sentencia sobre, ‚Äúqu√© y a qui√©n deber√≠a votar, y qu√© y a qui√©n no deber√≠a votar un cristiano‚ÄĚ. Y me pregunto, ¬Ņno tienen temor de Dios? ¬ŅNo es esa una forma de violar el tercer mandamiento? ¬ŅDe pronunciar el nombre del Se√Īor nuestro Dios en vano? [1]

Si quieren decir a qu√© partido o qu√© ideas van a votar ellos, nada que objetar. Est√°n en su derecho. Igual que estamos en nuestro derecho los dem√°s de votar o dejar de votar a quien queramos. Pero, usar el precioso y santo nombre de Cristo para hacer su particular campa√Īa pol√≠tica‚Ķ sinceramente, me parece una blasfemia.

Usar el precioso y santo nombre de Cristo para hacer su particular campa√Īa pol√≠tica‚Ķ sinceramente, me parece una blasfemia

Hermano, hermana‚Ķ si tienes claro a quien vas a votar en estas elecciones, ¬°felicidades! Si nos quieres convencer a los dem√°s de tus ideas y orientar nuestro voto, est√°s en tu derecho de intentarlo -como lo estamos los dem√°s-, en el marco del debido respeto. Pero, por favor, no digas a qui√©n o a qui√©nes deber√≠a votar "un seguidor de Jes√ļs" y a qui√©n o a qui√©nes no‚Ķ No intentes manipular nuestras conciencias. Hazlo con tus propios argumentos ciudadanos y tus convicciones pol√≠ticas, respetando a los hermanos y hermanas que tengan -tengamos- otras ideas y vayamos a votar otras opciones distintas a las tuyas.

Como dice el documento de recomendaciones de FEREDE publicado hace unos d√≠as, ‚Äúla comprensi√≥n, el respeto, y la cortes√≠a democr√°tica hacia quienes defienden otras ideas diferentes a las nuestras, deber√≠a ser un rasgo inequ√≠voco de todo cristiano evang√©lico, estemos comprometidos o no con la pol√≠tica partidaria‚ÄĚ.

Por favor,¬†no digas a qui√©n o a qui√©nes deber√≠a votar "un seguidor de Jes√ļs"¬†y a quienes no‚Ķ No intentes manipular nuestras conciencias...

Votar es un derecho ciudadano que, quienes anhelamos una Patria celestial [2], ejercemos con dificultad y renunciamiento, muy conscientes de las limitaciones que nuestro voto y la política tienen para la consecución de una justicia real. La democracia es tan solo el mejor recurso del que disponemos en esta tierra los seres humanos para vivir un poco mejor y no matarnos los unos a los otros. ¡Y eso ya es bastante!

Pero, ¬°ojo! Cristo no vota en estas elecciones. Ni ninguno de sus seguidores est√° legitimado para ‚Äúvotar en nombre de Cristo‚ÄĚ, ni orientar el voto ‚Äúen Su nombre‚ÄĚ, ni mucho menos ‚Äúgobernar en Su nombre‚ÄĚ. Adem√°s de blasfemo, el ejercicio de esa manipulaci√≥n es malo para la pol√≠tica, y mucho peor para la Iglesia.

Cristo no vota en estas elecciones. Ni ninguno de sus seguidores est√° legitimado para ‚Äúvotar en nombre de Cristo‚ÄĚ, ni orientar el voto ‚Äúen Su nombre‚ÄĚ (...). Adem√°s de blasfemo, el ejercicio de esa manipulaci√≥n es malo para la pol√≠tica, y mucho peor para la Iglesia.

As√≠ que, por favor, hermano, hermana, quita al Se√Īor de en medio de esta campa√Īa. Ponlo por encima de la campa√Īa, orando que se haga Su voluntad (sin confundirla con Tu voluntad). Cumple con tu responsabilidad ciudadana seg√ļn el dictado de tu propia conciencia, en libertad. No admitas coacciones ni manipulaciones de ning√ļn tipo, ni siquiera del pastor o l√≠der de tu iglesia, si tal fuera el caso (Dios no lo quiera‚Ķ). Respeta a tus hermanos y hermanas que voten diferente (puede que incluso esto suceda en el seno de tu propia familia) y busca la paz, la unidad y la concordia, por encima de toda diferencia pol√≠tica.

Ya tendremos luego la oportunidad de acatar el resultado, sea el que sea, con deportividad democr√°tica y con esp√≠ritu cristiano; y podremos orar con precisi√≥n por ‚Äúlas autoridades establecidas‚ÄĚ, como nos ense√Īa la Biblia [3], sean cuales sean sus siglas.

yo2

Y sigamos orando -antes, durante y despu√©s de las elecciones- que, ‚Äúvenga Tu reino, h√°gase Tu voluntad, como en el cielo, as√≠ tambi√©n en la tierra‚ÄĚ. Algo que, esto s√≠, debemos hacer los cristianos en Su nombre: proclamar y rogar por un reino que nunca podr√° establecer la pol√≠tica, ni ning√ļn candidato pol√≠tico. (No‚Ķ tampoco un candidato cristiano).

[1] La Biblia, √Čxodo 20:7

[2] La Biblia, Hebreos 11:14-16

[3] La Biblia, 1 Timoteo 2:1-2; Romanos 13:1

Autor: Jorge Fern√°ndez

¬© 2019. Este art√≠culo puede reproducirse siempre que se haga de forma¬†gratuita¬†y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANG√ČLICA. Las opiniones de los autores son estrictamente personales y no representan necesariamente la opini√≥n o la l√≠nea editorial de Actualidad Evang√©lica.

Otros Artículos de Jorge Fernández

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: