SIN √ĀNIMO DE OFENDER

LA FRASE: "Cuando me conceden un premio, dudo de mi mismo..."

( 1 Voto )
a / A
Larger Font Smaller Font

20141128-6A


"Cuando me conceden un premio, dudo de mí mismo. Cuando me declaran persona non grata, sé que tengo razón" -- Juan Goytisolo

(JORGE FERN√ĀNDEZ, 21/11/2014) | La frase es de Juan Goytisolo Gay (Barcelona, 1931), uno de los grandes de la narrativa espa√Īola, siempre cr√≠tico e incorrecto pol√≠ticamente, al que el Premio Cervantes sit√ļa ahora en la cumbre de las letras en espa√Īol.

La frase encierra sin duda una paradoja, que a los cristianos nos recuerda tambi√©n, de alguna manera, aquellas palabras de Jes√ļs en el Serm√≥n del Monte:

"... la aprobaci√≥n del mundo y los aplausos, no siempre son se√Īal de que andamos por el buen camino. Puede que sea prec√≠samente lo contrario"

‚ÄúBienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galard√≥n es grande en los cielos; porque as√≠ persiguieron a los profetas¬†que fueron antes de vosotros‚ÄĚ (Mt. 5:11-12).

Nos recuerda que, la aprobaci√≥n del mundo y los aplausos, no siempre son se√Īal de que andamos por el buen camino. Puede que sea prec√≠samente lo contrario.

El compromiso con "la Verdad" del Evangelio nos crear√°, en alg√ļn momento, severos cr√≠ticos, cuando no feroces enemigos.

Resulta saludable, por otra parte, sino ‚Äúdudar de uno mismo‚ÄĚ ante los premios y halagos, al menos tener la prudencia de mantenernos humildes, sin olvidar otra advertencia b√≠blica:

El crisol prueba la plata, y la hornaza el oro, Y al hombre la boca del que lo alaba. (Pr. 27:21)

Quiz√°s la ecuaci√≥n ‚Äúser declarado persona non grata‚ÄĚ, igual a ‚Äútener raz√≥n‚ÄĚ, resulte un tanto exagerada. Puede que, en ocasiones, el rechazo de los dem√°s tenga alg√ļn fundamento en nuestra obstinaci√≥n. ¬°Y debe haber pocas cosas peores que estar siendo rechazado o perseguido innecesariamente por defender un error!

Jorge Fern√°ndez Basso

All√≠ tenemos a Saulo de Tarso, por ejemplo, antes de su encuentro con Jes√ļs, que iba d√°ndose ‚Äúcoces contra el aguij√≥n‚ÄĚ. [1]

Sin embargo, no podemos olvidar a quién seguimos y servimos, para que el rechazo, si llega, no nos sorprenda demasiado.

Ya lo dijo el Se√Īor:

‚ÄúB√°stale al disc√≠pulo ser como su maestro, y al siervo como su se√Īor. Si al padre de familia llamaron Beelzeb√ļ,¬†¬Ņcu√°nto m√°s a los de su casa?‚ÄĚ (Mt. 10:25)

Debemos examinarnos con honestidad para evitar el "victimismo" (que es una gran tentaci√≥n para los tercos). Pero, si nuestra conciencia est√° tranquila y, realmente, estamos siendo confrontados por "tener raz√≥n"... si tal fuera el caso‚Ķ ¬°√°nimo! Y mucho gozo en el Se√Īor, que la recompensa es grande.

Autor: Jorge Fernández

[1] Hechos 26:14


¬© 2014. Este art√≠culo puede reproducirse siempre que se haga de forma¬†gratuita¬†y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANG√ČLICA.Las opiniones de los autores son estr√≠ctamente personales y no representan necesariamente la opini√≥n o la l√≠nea editorial de Actualidad Evang√©lica.

Otros Artículos de Jorge Fernández

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: