ferede logo_twitter logo_Facebook logo_yt ivoox logo_RSS
JOSÉ L. ANDAVERT: "LA BIBLIA ES MI PAÍS, Y LA TEOLOGÍA MI CASA"

LA BIBLIA, fuente de transformación personal y colectiva.

( 5 Votos )
a / A
Larger Font Smaller Font

20190408 4

El autor, José Luis Andavert (c), junto a Alfredo Pérez Alencart (i) y Gabino Fernández Campos (d) / Foto: MGala

(Redacción, 06/04/2019) El pasado sábado, día 6 de abril de 2019, José Luis Andavert recibió el Premio "Jorge Borrow" de Difusión Bíblica 2019, en un acto que tuvo lugar en el Ayuntamiento de Salamanca. Éste que reproducimos aquí es su discurso (completo) en dicho acto.

Premio Jorge Borrow 2019.
José Luis Andavert.
Salamanca 6 de abril de 2019

Preámbulo

Agradecimiento por el premio.

A la Asociación Jorge Borrow, a su presidente Rubén Lugilde Yepes, y a los miembros del jurado por considerarme para este reconocimiento. También mi gratitud a la ciudad de Salamanca, su Ayuntamiento y su Universidad, por colaborar ofreciendo este marco tan extraordinario y a la asociación Tiberiades por acogernos en este encuentro. Y por último, también deseo expresar a mi querido y buen amigo Alfredo Pérez Alencart, y a su esposa Jaqueline, mi gratitud por su generosidad y todas sus atenciones para con un servidor y especialmente en relación con este acto. A todos gracias.

Quisiera dedicar este premio y hago participes de él a todos cuantos han contribuido a la obra bíblica, conocidos y anónimos. A quienes en mi ministerio han trabajado conmigo hombro con hombro en esta terea hermosa: el Consejo de Dirección de Sociedad Bíblica, aquí representado por su presidente el pastor Manuel Álvarez Díaz y el actual Director General de la entidad, Luis Fajardo; los traductores; el personal en general; los voluntarios; los donantes y por supuesto tanto pastores, líderes y creyentes en general que han orado y colaborado de modo altruista con esta tarea. Y como no, a mi familia, mi esposa y mis hijos, que siempre han estado involucrados en esta misión para mi ineludible y que en muchas ocasiones han sufrido mi falta de atención a causa de mi “devoción”. Vaya para todos ellos también este reconocimiento.

No ha sido fácil decidir qué decir en esta hora. En ocasiones así uno preferiría no decir nada, excepto ese vocablo sencillo pero profundo a la vez que tanto dice y en ocasiones nada expresa, pero que hoy lo quiere decir todo desde el fondo del alma: GRACIAS.

Parte de la dificultad sobre qué decir se debe a que nunca he dado un discurso en la recepción de un premio y no se muy bien lo que se debe decir en tal parlamento. Por otra parte, este acto está rodeado de efemérides muy ilustres: 800 aniversario de la Universidad; 450 aniversario de la primera edición de la Biblia completa traducida al español desde las lenguas originales: la Biblia del Oso por Casiodoro de Reina en Basilea 1569. También el hecho de estar en Salamanca, en la cátedra de Unamuno y el propio nombre del premio, Jorge Borrow, quien fuera el personaje que diera inicio con su llegada a España en 1836 de lo que es hoy la Sociedad Bíblica de España. Y por si todo esto fuera poco un evento rodeado de ilustres escritores y poetas. Todo esto me abrumaba y me perdonarán, espero, pero después de darle muchas vueltas, decidí abstraerme y tratar de no hacer mención de todo ello.

En realidad, quisiera en esta ocasión compartir brevemente el por qué, qué inspira, mi pasión por traducir, editar, distribuir y promover la Biblia por todos los medios posible en todo lugar y momento. Esto es algo que he hecho desde Sociedad Bíblica los últimos 32 años, la mitad de mi vida, pero también antes de incorporarme a Sociedad Bíblica en mi vida personal y en mi ministerio pastoral y de enseñanza y, por supuesto, también después de Sociedad Bíblica. – hay vida antes y después de Sociedad Bíblica – y en ello sigo en lo que ha venido a llamarse “jubilación”, que en mi caso ha sido anticipada y que se resume en más trabajo. Y, dicho sea de paso, si puedo ahora disfrutar de otros 32 años pos-Sociedad Bíblica, y con salud y fuerzas para seguir disfrutando de esta vida maravillosa que Dios nos regala, pues ya puedo estar contento.

Pues bien, esta pasión de la que hablo y por la que en alguna medida soy reconocido en este día parte de una convicción espiritual que trataré de sustanciar teológicamente desde un breve ejercicio exegético con el que deseo obsequiaros, pues la Biblia es mi país y la teología mi casa.

20190408 2c

Foto: MGala

INTRODUCCIÓN

Si desaparecieran los libros desaparecería con ellos nuestra vida toda, pues ellos nos narran. SON, los libros, la memoria de nuestra existencia. Pero hay un libro de entre todos los libros que es especial: La Biblia, pues entiendo que La Biblia es fuente de transformación personal y colectiva. Una transformación que viene de aquel de quien el texto da testimonio, Jesucristo.

Muchas veces, a lo largo de mi ministerio, me han preguntado: ¿Cuál es la mejor traducción de la Biblia? Sin duda la respuesta es: La que se traduce en nuestras vidas.

El apóstol pablo lo dice así:

2Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; 3siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón. 2 Cor 3,2-3. ....

ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica 6.

Muchas veces, a lo largo de mi ministerio, me han preguntado: ¿Cuál es la mejor traducción de la Biblia? Sin duda la respuesta es: La que se traduce en nuestras vidas.

Para exponer este tema que tiene que ver con encarnar la palabra de Dios en nuestras vidas, he acudido a uno de mis textos preferidos y que más me ha inquietado y me sigue inquietando en mi vida personal y en dimensión comunitaria: Romanos 12,1-2.

Una vida renovada

El texto en cuestión hace un llamamiento a una vida renovada, y dice:

1Por el amor entrañable de Dios os lo pido, hermanos: presentaos a vosotros mismos como ofrenda viva, santa y agradable a Dios. Ese ha de ser vuestro auténtico culto. 2No os amoldéis a los criterios de este mundo; al contrario, dejaos transformar y renovad vuestro interior de tal manera que sepáis apreciar lo que Dios quiere, es decir, lo bueno, lo que le es grato, lo perfecto.

1. Contexto:

Es posible que la carta fuera motivada por la propia situación de la comunidad de la cual Pablo sería alertado. De la lectura del escrito paulino se desprende que podría haber ciertas tensiones y rivalidades en la comunidad. Pablo en realidad aún no había visitado Roma cuando alrededor del año 55 escribe esta carta tratando de afirmar a los creyentes en su fe, en la razón de su fe, y las consecuencias de esa fe para la vida diaria como miembros del cuerpo de Cristo.

Pablo reflexiona en la epístola acerca del ser humano, dominado por el pecado e incapaz de salvarse por su propio esfuerzo. Solo Dios puede salvar a los pecadores y lo hace por pura gracia (3,24) mediante la redención que es en Cristo Jesús. Pero a la vez Pablo enfatiza las consecuencias de la salvación en Jesucristo y lo que ahora implica vivir esa salvación en el mundo.

En su discurso, el apóstol utiliza un vocabulario jurídico y moral propio de la cultura griega. Conceptos como dikaios y dikaiosune que se han traducido generalmente con conceptos puramente jurídicos del latín como Justicia, Justo y Justificación.

2. Estructura

La Carta está compuesta de una primera parte eminentemente doctrinal (1-11) seguida de una parte exhortatoria (12-15) mas un epílogo en el último capítulo. (16)

Después de unas palabras preliminares y de saludo Pablo despliega en los Capítulos 1-4 en primer lugar la necesidad de la revelación de la justicia de Dios como justicia de la fe, como poder salvador de Dios por la fe y en los capítulos 5 al 7 define el sentido de la justificación, es decir, de haber sido absueltos del pecado y restablecidos en la amistad con Dios, como una realidad, como una libertad escatológica. Es decir que podemos y debemos vivir hoy ya, aquí, en la libertad de los Hijos de Dios como si ya todo se hubiera cumplido. Y por ello, a partir de ahí, culmina el apóstol en el capítulo 8 con el hecho de una nueva vida en el Espíritu que habita en nosotros.

Los capítulos 9 al 11, parecen ser un paréntesis que tratan de la “Justicia de Dios”, y la relación de esa justicia de Dios con Israel. En realidad, podríamos saltar los capítulos 9 al 11 y empalmar directamente del 8 al 12. De la parte doctrinal a la Exhortatoria sobre la conducta cristiana.

Excursus: Contenido nuclear y vocabulario

El contenido nuclear de la carta es muy interesante. Pablo utiliza un vocabulario jurídico y moral propio de la cultura griega. La carta a los Romanos está dominada por los conceptos de dikaios y dikaiosune que se ha traducido generalmente con conceptos puramente jurídicos del latín como Justicia, Justo y Justificación. Estos términos no siempre son fáciles de traducir y de explicar ya que en su raíz griega llevan no solo un componente jurídico sino también moral.

A través de esta terminología Pablo quiere dejar constancia del sentido de la salvación de Dios. Así pues:

Pablo usa el término Justicia de Dios, como “poder salvador de Dios”.

Y curiosamente para condenar, Pablo utiliza el término “Ira de Dios”.

Con el termino Justo Pablo se refiere a aquel que por la fe ha sido absuelto de culpa y restablecido en la amistad con Dios. No se trata del sentido que hoy tiene la palabra justo por una “persona ecuánime”.

Y por último el vocablo Justificación, es utilizado en el sentido de la plena reconciliación con Dios por su gracia mediante la fe en Jesucristo. Justificación, que implica por un lado una acción forense, es decir, la absolución de nuestra culpa que ha sido cargada por Cristo en la cruz en nuestro lugar y así nos libera, nos perdona, y, por otro lado, una acción moral, es decir, nos reestablece en la amistad con Dios, amistad que había sido rota por el pecado. Y esto que es la justificación, tiene consecuencias prácticas en el mundo.

La Justificación es entendida por Pablo como el evangelio mismo, como la Buena Noticia para el pecador. Una buena Noticia que implica a la vez un cambio radical en la forma de entender la vida propia, que ahora es de Dios, y la relación con el mundo, la transformación necesaria para con el mundo.

3. Romanos 12,1-2

A partir del capítulo 12 Pablo exhorta, hace un llamamiento apasionado, y explica las implicaciones de la “justicia de Dios”, del poder salvador de Dios, y de la justificación, en la vida cristiana diaria de aquel que es llamado a ser justo.

En este contexto amplio de la epístola creo que Romanos 12,1-2 son fundamentales para entender el sentido de nuestra vida cristiana en este mundo.

Vs. 1. Las primeras palabras de Pablo en este versículo,

1Por el amor entrañable de Dios os lo pido, hermanos: presentaos a vosotros mismos como ofrenda viva, santa y agradable a Dios. Ese ha de ser vuestro auténtico culto. 

1Por el amor entrañable de Dios os lo pido, hermanos

Fijémonos en la petición y el vocabulario empleado. Pablo utiliza un lenguaje y elementos culticos para ir muchos más a fondo que para hablar simplemente del culto.

Pablo no está realizando una petición piadosa para un comportamiento cúltico adecuado o incluso ético, no. Las palabras del Apóstol hay que entenderlas desde el trasfondo de la historia de la salvación como la auto revelación de Dios. La exhortación cristiana en este sentido se hace como testimonio de la misericordia de Dios hacia nosotros: “Por el amor entrañable de Dios”

Esta frase proposicional de Pablo, después de todo lo que ya ha expresado, implica que la misericordia de Dios, la gracia de Dios, la salvación otorgada por Dios activa a la persona, y, por lo tanto, la salvación recibida se manifiesta a sí misma como un poder sobre nuestras vidas, sobre la comunidad de fe.

Pablo utiliza aquí un lenguaje cúltico. Sí, se trata de traer un sacrificio, una ofrenda al altar. Pero no es cuestión de traer al altar un sacrifico en forma de una víctima, de un animal muerto, para ofrecerlo a Dios. Es mucho más profundo que eso. La demanda central de Dios es que, literalmente, presentemos nuestro cuerpo – en contraste con el cuerpo de la victima en un sacrificio - es decir, que nos presentemos nosotros mismos como resultado del mensaje de la justificación. Ahora que hemos sido absueltos de culpa y restablecidos en la amistad con Dios, ahora que somos miembros del Cuerpo de Cristo, Dios quiere que demos confirmación visible de ello presentándonos nosotros mismos, nuestra vida toda, como una vida entregada a Dios.

Ya en el capítulo 6 Pablo habla de la nueva vida en Cristo, e implica que nuestra presencia física en nuestro servicio en el mundo es decisiva, pues lo que está en juego no es solamente nuestra existencia privada sino la capacidad de que con nuestra presencia en el mundo y a través de todas nuestras posibilidades pongamos en comunicación al mundo con Dios mismo, quien no renuncia a salvar este su mundo. Por tanto, somos fundamentales en el plan salvífico de Dios para este mundo. Somos agentes de reconciliación, canales de la gracias de Dios para con el mundo.

Se trata pues de nuestro ser en relación con el mundo. Con nuestra presencia en el mundo, el mundo que nosotros somos abre a Dios el espacio definido por nosotros mismos de modo que lo sagrado irrumpe en medio de lo profano. Y en contraste con los sacrificios muertos y de sangre, este es un sacrificio vivo que se manifiesta en la vida diaria.

Y es un sacrificio, una ofrenda, santa, viva… no en un sentido ético, sino en el sentido de que con nuestra presencia el espacio está abierto a la presencia y la manifestación de Dios en el mundo aquí y ahora.

Nuestra vida es culto a Dios. Por lo tanto, a lo que somos llamados es a que toda nuestra vida sea culto y con ella se irrumpe en lo secular, de tal modo que rompemos la barrera entre el espacio secular y el divino.

Es interesante notar que aquello que en la práctica cúltica no es querido y al final es considerado profano, el cuerpo, la persona, aquí paradójicamente es querido por Dios porque es a través de nuestra presencia que Dios manifiesta su reinado, y como dice el texto, es agradable.

Nuestra presencia en el mundo llama a la transformación del medio. El culto ya no ocurre en un lugar determinado para dar culto a Dios, sino que allí donde nosotros estamos hay culto a Dios pues lo sagrado irrumpe en medio de lo profano. Nuestra vida es culto a Dios. Por lo tanto, a lo que somos llamados es a que toda nuestra vida sea culto y con ella se irrumpe en lo secular, de tal modo que rompemos la barrera entre el espacio secular y el divino. Allí donde estamos físicamente, esta Dios. Esto implica en la práctica que o toda nuestra vida cristiana es culto, y las actividades comunitarias de iglesia son para ayudarnos, instruirnos y equiparnos en esa vida, o de lo contrario, esas actividades de iglesia simplemente nos llevan al absurdo, no tienen razón de ser. Es cierto que el culto en la iglesia nos ayuda a sostener la vida, pero el verdadero culto significa estar de acuerdo en la vida toda con la voluntad de Dios en pensamiento, deseo y obra, y todo para Su gloria. Como ciudadanos del mundo tenemos que dar expresión moral a una piedad que reclama ser auténtica.

Para Pablo, la corporealidad, nuestra presencia física real, es la esfera característica del culto. O, dicho de otro modo y resumiendo: el culto cristiano no consiste en lo que se practica en lugares sagrados, en momentos sagrados y con rituales sagrados, que también, sino que se trata de ofrecer nuestra presencia física, nuestra existencia toda, en el espacio que de otro modo sería profano. Y esto que es una demanda constante en la vida diaria implica que cada cristiano es simultáneamente sacrificio y sacerdote. He aquí, pues, una hermosa proclamación del sacerdocio universal de todos los creyentes del cual hablará Pedro en su primera carta y en el capítulo 2,9.

Vs. 2. En el versículo 2, insiste el apóstol en su tesis.

2No os amoldéis a los criterios de este mundo; al contrario, dejaos transformar y renovad vuestro interior de tal manera que sepáis apreciar lo que Dios quiere, es decir, lo bueno, lo que le es grato, lo perfecto.

2No os amoldéis a los criterios de este mundo; al contrario, dejaos transformar y renovad vuestro interior

Dado que Pablo está preocupado con el servicio en la vida diaria y en medio del mundo secular, el apóstol no puede ver la existencia cristiana como algo privado. La vida del cristiano tiene un carácter público, e incluso escatológico, que es importante para el mundo. El hecho de que Dios reclama nuestra presencia es porque en ella y con ella alcanza toda su creación. Y es que solo una existencia orientada hacia el mundo hace justicia a la voluntad de Dios, al Reino de Dios. Por ello el llamamiento a no amoldarse a este mundo. Y a la transformación por el pensamiento renovado.

Este camino de presencia desde nuestras limitaciones solo es posible por la gracia de Dios, que opera en nosotros por el poder del Espíritu Santo.

Para mi este punto es fundamental. Se trata de renovar la mente, o más bien, de pensar críticamente. Cuando Pablo habla de mente y no se refiere a la “mente de Cristo”, se está refiriendo, como en este caso, a la capacidad de juicio crítico que permite tomar distancia para examinar y decidir lo más apropiado. De modo que en cada ocasión y en situaciones distintas podamos decidir lo que consideremos que sea la voluntad de Dios en ese momento. Y esto implica siempre un salto de fe y esperanza de que la decisión que tomamos sea la voluntad de Dios. El texto nos recuerda que esa voluntad es buena y perfecta. Actuar así, deseando hacer en todo la voluntad de Dios, nos puede llevar a la confrontación con el mundo. También le ocurrió así a Dios mismo, quien envió a su hijo, pero solo actuando así, tratando de hacer en cada momento la voluntad de Dios, lo que Dios quiere es que experimentaremos lo bueno, lo que le es grato, lo perfecto.

Este camino de presencia desde nuestras limitaciones solo es posible por la gracia de Dios, que opera en nosotros por el poder del Espíritu Santo.

De esta reflexión en los versos 1 y 2 pende el resto del capítulo que considera el ejercicio de los dones en la vida comunitaria

Conclusión.

A modo de conclusión y, en mi opinión, lo que está implicando Pablo es que, del mismo modo que la Palabra de Dios se hizo carne en Jesús de Nazaret e irrumpió en este mundo en Jesucristo el Reino de Dios, nosotros debemos hacer carne en nuestra vida esa Palabra de Dios, Jesucristo. Y que, del mismo modo que Jesucristo estuvo dispuesto a ofrecer su vida toda: palabras, obra, y muerte por la causa del Reino de Dios, nosotros debemos vivir ahora ya en la realidad de ese Reino, cual cristos, ofreciendo nuestras vidas por la causa del Reino. Esto transforma el mundo.

Utilizando también lenguaje cúltico, diré que somos invitados a comer y beber la sangre de Cristo, es decir, a vivir y morir por la misma causa que Cristo vivió y murió. Esto es tomar la “Cena” dignamente, hacer realidad en nuestro medio el Reino de Dios, como hizo Jesús. Y esto es posible porque Jesucristo abrió el camino y en él se ha abierto el camino para nosotros. Y si con la resurrección de Cristo por parte del Padre, que le levanta de los muertos, Dios dice con ello SI a la vida de Cristo, también nosotros seremos igualmente levantados en el día postrero por el Padre, quien dirá también SI a la vida de todos aquellos que decidieron seguir a Jesús. Y en esto consiste nuestra salvación. Una salvación que solo es posible gracias al camino abierto por aquel que es camino, verdad y vida en la cruz y que solo es posible vivirla por la gracia de Dios y la presencia y poder del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Epílogo

Cuando decimos que la Biblia es fuente de transformación personal y colectiva, es precisamente porque nos apunta a Aquel que nos transforma con su poder liberador por gracia y por la fe. 

Cuando decimos que la Biblia es fuente de transformación personal y colectiva, es precisamente porque nos apunta a Aquel que nos transforma con su poder liberador por gracia y por la fe. Y en esa fe somos llamados a vivir, como Jesús, la vida expuesta al mundo.

Dios es El Dios que nos habita y es en nosotros y con nosotros que quiere alcanzar este mundo. Esto es lo que motiva mi pasión por entregar las Escrituras, la Biblia, que para mi es la Palabra de Dios en el sentido de que La Biblia es el testimonio fidedigno de La Palabra de Dios encarnada en Jesucristo. Es el propio Jesús quien dice: “ellas, refiriéndose a las escrituras, dan testimonio de mi". Y ciertamente, la Ley y los Profetas y los Escritos remiten a Cristo y en él se cumplen. Cristo, como decía LUTERO, es El Centro y la Circunferencia de la Escritura. Así de simple y profundo.

De ahí la importancia de estudiar y meditar las Escrituras. Como decía Jerónimo, traductor de la Biblia, la Vulgata, en el siglo IV “ignorar las Escrituras es ignorar a Jesucristo”.

Así pues, hay que leer y meditar la Biblia. Y también hay que dar, anunciar y vivir esa Palabra cada día, de modo que por el poder del Espíritu Santo se pueda propiciar el encuentro de fe entre la persona y Jesucristo, e incorporarla a su comunidad de seguidores para que a diario pueda hacer el camino y ser todos juntos testigos de Jesús el Cristo, y que este mundo viva y celebre la presencia de Dios.

Que Dios nos ayude.

Muchas gracias.

..................................

Para terminar, os dejo una breve prosa poética que he titulado:

La Biblia: Un libro, El libro, Mi Libro.

La Biblia, un libro, Palabra, sonido, gesto y silencio

que al decirla crea nuevas realidades.

La Biblia, el libro, que nos conoce y nos lee,

que nos hace sentir, perdonar, amar, reír, llorar, soñar…

andavert-biblia-1000La Biblia, mi libro, que me susurra al oído el camino de Jesús el Nazareno,

para que junto a él hagamos aquí realidad el Reino de Dios eterno.

Autor: José Luis Andavert Escriche6 de abril de 2019

© 2019. Este artículo puede reproducirse siempre que se haga de forma gratuita y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANGÉLICA como fuente.

Otros Artículos de José Luis Andavert

HUMOR

LA VIÑETA DE FORGES

¡Viernes!

News image
Ver + en: Humor...

Noticias de FEREDE

Ferede

News image
FORMACIÓN / ¿QUIERES SER PROFESOR DE ERE?

Amplían el plazo de matriculación del Centro Superior de Enseñanza Religiosa Evangélica hasta el 30 de septiembre.

La Enseñanza Religiosa Evangélica está creciendo cada año a pesar de las muchas dificultades y obstáculos que se encuentra en ... [+]

Ferede

News image
OFERTA DE EMPLEO

FEREDE busca un técnico contable para sus oficinas en Madrid

(MADRID, 04/09/2019) La Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) hace pública una oferta de empleo para cubrir un pu... [+]

Ver + en: Ferede

NEWSLETTER / ESPECIAL FESTIMADRID 2019

suscribete_newsletter
  • Lo + Leído

  • Últimas Noticias

publicidad_banner
banner_mundoprotestante
banner_bntv
banner_radioencuentro

#500REFORMA

YOUTUBE DEL 500º ANIVERSARIO DE LA REFORMA

¡Revive los mejores momentos de la Semana del #15J!

News image

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POLÍTICA DE COOKIES puede obtener más información sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: